LA EXPERIENCIA MÍSTICA DE JESÚS DE NAZARET

LA EXPERIENCIA  MÍSTICA DE JESÚS DE NAZARET

A lo largo de los años he ido contemplando al Jesús de los milagros,

algunos de los textos no he sabido explicarlos,

ni tampoco he podido imaginarlos

en la mayoría de las veces me he quedado con  el Dios divino

sin haberlo encarnado.

Puede ser causa de la herencia pero yo tampoco he in tentado investigarlo.

Hoy he escuchado palabras nuevas, creo que es por ahí

por donde debo  aprender a desmenuzarlo

Jesús iba creciendo en estatura, que gran regalo.

Escuchaba de Maria y de José: venga Jesús , échanos una mano,

porque como niño corría detrás de los primos y de los amigos del barrio,

minutos mas tarde se oye en un a esquina, es Maria diciéndole: Jesús

que te toca el baño,

es la hora de cenar y de escuchar al abuelo   que está rezando los salmos.

Jesús, es importante escuchar y también aprovechar el descanso.

Pasan los años, la vitalidad y la energía parece que van ganando,

corre, salta, va por los caminos y sin  querer se cae en un charco;

las risas, las bromas de los amigos que de él se están burlando,

se levanta y corre tras ellos para mancharles de barro.

Junto con los demás va buscando trabajo,

y recuerda lo importante que es el estiércol para el campo

y uno le dice: todavía no podemos sembrarlo,

debemos dejar u n tiempo , porque el estiércol,

 quemaría la semilla si ahora la plantamos

la sequía, la aridez, las piedras, el camino que pisamos,

no es buena esta tierra vayamos a otro lado.

Peregrinos, inmigrantes y el sol que rasgando,

se vació la alforja y el agua se nos terminó en el penúltimo tramo.

Oiga señor. ¿está lejos el pozo que nos han indicado?

Sigan por ese sendero y en el cruce a la derecha encontrarán u n cántaro

Después de un breve recorrido se encuentran con  lo indicado.

Beben agua, se sientan  y se quedan el horizonte contemplando,

Y uno de  ellos dice: aquellas nubes se van  acercando,

es mejor que nos vayamos.

Y de regreso a la aldea observaron a unas mujeres que por allí habían abandonado,

eran viudas con sus huérfanos en brazos,

y siguieron avanzando

y cerca de la aldea, sin  reloj, ni haberlo anunciado,

Maria sale corriendo y lo estrecha entre sus brazos,

y lo llena de sus besos y le pregunta ¿ que tal os ha ido en el trabajo?

y viendo la mirada de los primos, los vecinos y los hermanos

pudo comprender que había sido un fracaso.

Pero como madre esperanzadora les dijo: mañana id por  aquel lado,

José seguro que os acompañará, él conoce  a mas familias pues les arregló los bancos,

Y a otra, la puerta del cobertizo por donde entraban los gallos.

Jesús iba aprendiendo la cercanía. La confianza, la fe le iba creciendo en lo humano

Iba creciendo en amor, en relación con los demás buscando juntos trabajo

Experimentando también el cansancio y fracaso

 aprendiendo de los otros y dejándose guiar por lo indicado

pero sobre todo, la confianza y la  certeza de saber que sus padres

siempre le echarían una mano

María y le iban también en la fe educando,

le llevaban al templo a rezar los  salmos,

le hablaban del Dios de Abraham, Isaac y Jacob,

del Dios de su pueblo cercano,

del Dios providente, del Dios que a ellos le había hablado,

del Dios experiencial, del amor que les había habitado.

Jesús por la experiencia de sus padres está profundamente marcado,

pero también oye que es un Dios vengador, que quiere sacrificios y holocaustos.

Y va la vida de los hombres confrontando:

ve a los hombres de la le: sacerdotes, fariseos, predicando,

y ve a los anawins de Nazaret con su fe esperando,

ve a los elegidos del emperador a su pueblo explotando,

ve a los niños, a los ciegos del camino, a los pobres y mendigos suplicando,

y sigue descubriendo cómo su corazón va inclinándose al hombre marginado,

y se retira a orar, necesita con Dios hablarlo,

y necesita vivir la experiencia que sus padres le han legado,

necesita escuchar del mimo Dios, que El es su Padre amado,

necesita verificar las palabras de José cuando éste le reveló que por él ha sido adoptado,

y se pasa las noches orando y retirado,

pasa las horas dejándose inundar por el amor, llameando,

y se  pone en la fila para ser bautizado,

y se pone en la fila representando a todo hombre herido y quebrantado

y cuando llega el momento está a los pies de Juan para ser bautizado

e inclina su cuerpo quedando todo mojado

y abriéndose el cielo el Padre proclama:”Tu eres mi Hijo amado,

en Ti yo me complazco”.

y la fuerza del amor inundó su vida, su ser y sus labios,

pronunciando a la vez: Tu eres mi Abbá adorado.

Y el Espíritu uniendo al Padre y al Hijo extendió su voz a los que estaban al lado,

acogiendo a la humanidad en el seno del Mesías que se ha revelado,

atrayendo con amor al pecador, al herido y al que está endemoniado,

al pobre, al hambriento, al que está afligido y expulsado,

y también al rico y poderoso porque está ciego y perdido, es decir, está alejado.

Jesús nos revela al Padre que, nos ha hecho hijos para salvarnos,

porque quiere que su reino sea nuestro paraíso en la tierra que pisamos

porque quiere que su Vida, su Entrega y su Amor nos hagan consigo humanos,

y seamos uno con  El, porque está vivo, porque es el Resucitado,

el Jesús que es  Familia y comunión con  el Padre,la Humanidady el Espíritu Santo.

                        Cabezuela del Valle

Miércoles Santo 20-04-11