ARCA DE LA ALIANZA

ARCA  DE  LA  ALIANZA

 

            Hoy en el retiro he escuchado al sacerdote que decía: Arca dela Alianza,

y a medida que iba hablando he ido profundizando en esas palabras.

            Hacían referencia al Antiguo Testamento cuando el pueblo de Israel estaba en marcha,

cómo éste caminaba guiado por la esperanza,

cómo, la promesa mantenía la fe y el pueblo caminaba.

¡Qué grande! Poder sostener mi camino enla Palabra,

esto me dice quela Palabrano falla,

me habla de la veracidad de Quien emite y establecela Alianza,

me habla de experiencia comprobadas,

de momentos que testimonian y de pruebas verificadas.

            El pueblo ha vividola Presenciade Dios prolongada,

esa nube que guarda nuestras espaldas,

esa nube que cubre y protege nuestro ser y nuestra alma,

esa nube que nos lleva junto al Arca,

es decir, nos envuelve enla Presenciade Dios que nunca se agota ni se acaba,

presencia en nuestras vidas prolongada.

            Hablamos del Arca que el pueblo lleva sin que éste se de cuenta que es Ella la que atrapa,

que es Ella la que atrae, la que seduce, la que nuestro ser cambia,

que es Ella la que orienta y hace convertir los dioses en estatuas,

y nos lleva a elegir lo que integra nuestro corazón, nuestra mente y a la vez nuestra mirada,

la que nos hace apostar por la vida que mana,

y hace que nos miremos en la fuente cristalina de la que San Juan dela Cruzhabla.

            Y damos un paso más y ya no hablamos de promesa, ni de pueblo que esperaba,

ahora hablamos de María y del Arca encarnada,

y decimos quela Palabraha sido en su seno engendrada,

y la promesa no está ya en el tiempo sino viviendo en nuestra casa.

            María, Arca dela Alianza, la que siempre deseaba,

la que se mantiene fiel porque nunca de Yahvé dudaba,

la que creía en el Dios de sus padres porque se experimentaba amada,

la pequeña, la que corría por las calles y con sus amigas jugaba,

la joven, la cual, la inocencia la inundaba,

la joven que también se interrogaba,

la que sabía que el ser humano no nace de la nada,

y que para ello es necesario conocer a la persona amada.

            Y María pregunta. Y yo digo: ¡Qué bien que no se quedó callada!.

Y a raíz de ahí su fidelidad se verá colmada,

su disponibilidad se convierte en entrega desbordada,

se convierte en la nueva Alianza,

se convierte en la nueva Arca,

enla Puertaabierta que invita y ofrece su casa,

enla NuevaCreación,la Tierrade que brotala Viday alimenta las entrañas,

María, el Arca que la presencia de Dios irradia,

sendero que deja la paz de presencia continuada,

no sólo que deja amor por donde Ella pasa

sino que a la vez ilumina el camino por donde tienes que ejercer la misión encomendada.

            Querida Madre: creo firmemente en el poder dela Palabra,

creo firmemente quela Bibliaestá llena del Espíritu y que cada letra está colmada de gracia, (Lc 1, 26 – 39)

creo que cuando pongo mis manos sobre Ella, limpia y purifica todo aquello que me mancha.

Creo Madre, que es Ella quien mantiene mi fe, mi vocación y mi esperanza,

creo que es Ella quien cada día hace nueva tu y su llamada,

creo que me hacéis partícipes de llenar a los hombres de ilusión y de fuerzas renovadas,

creo que la vida es un don y soy feliz, y que en mi camino hay personas que me aman,

creo que merece la pena estar aquí aunque en ocasiones esté un poco contrariada,

pero me siento con fuerzas para colaborar Contigo y sostener este mundo con tantas mentes contrarias.

            Madre, sólo podemos mantener nuestro mundo si nos dejamos renovar por el Dios que nos salva,

si me dejo inundar porla Palabraque me habla.

            Espíritu Divino que las pequeñas o grandes cosas que me pasan

no hieran mi ser, ni pueda habitar el rencor, el odio o la venganza que en todo ambiente andan,

enséñame a ser dócil y dar el paso al perdón aunque nadie me diga: lo siento, estaba equivocada,

enséñame a apostar por los niños y las jóvenes capaces de compartir su tiempo cuando pido voluntarias,

enséñame, Señor, a ser alma orante para que ningún ser humano tire la toalla,

para que ninguna persona por mal que se encuentre se abandone al vacío o renuncie a la esperanza.

Que tantas personas que sufren la ausencia de los seres a los que aman,

puedan reconciliar sus día y las noches que le atrapan,

que los hombres y mujeres que están en la cárcel y que sienten el dolor de estar lejos de sus hijos y de su casa

sean estos a la vez su poesía y quienes sostienen su fe y su esperanza.

            Señor, ayúdame a sostener el brillo de la mirada,

la mirada de los hombres que tienen que dejar su país, su familia y su tierra ensangrentada,

ayúdame a sostener la voz de su interior que lucha por esa paz anhelada,

ayúdame a sostener su fe aunque sé que muchos al marcharse la orilla no la alcanzan,

porque es ancho el estrecho que el océano separa.

            Padre, Señor y dador de la vida, sé que te caracterizas por dejar al hombre que decida cuanto haga,

por dejarnos tomar decisiones sobre nuestras propias vidas en toda circunstancia,

pero enséñanos a que cuando están en nuestras manos otras personas y vidas

seamos justos y no pongamos ni obliguemos a que tomen medidas violentas o suicidas que les matan.

            Sana, Señor, el corazón, la mente de quien sólo se preocupa de los bienes que le arrastran,

de aquellos que se olvidan del resto de los seres, a los cuales prometieron sus palabras,

sana, Señor, a aquellos que les domina el poder, el orgullo, la riqueza y la fama,

sánanos, Señor, del engaño y la mentira, de los interese creados que hunden a todo aquel que trabaja,

y a todos aquellos que quieren levantar su familia, sus hogares y sus casas,

libéranos, Señor, del dinero, de los falsos dioses que nos persiguen y captan,

que el ser humano llegue a ser un hombre que al prójimo mira y en cualquier instante levanta.

            Señor, Tú que pones en nuestras manos a este mundo, maravilla por Ti creada,

en el cual conviven las fuerzas, la luz y la energía siempre nueva y renovada,

donde en medio de las mareas, las corrientes, los planetas existe la armonía desplegada,

donde en medio de las guerras, la cizaña, la violencia y la muerte surge también la vida pura y arraigada,

concédenos ser el “arca” que les ilumina y les alza,

concédenos con María, irradiar al Dios Trinidad que ha salvado nuestras vidas de la destrucción y la nada,

concédenos sostener a la humanidad y a ayudarla a experimentar al Dios que nos entregó su Amor, su Espíritu y al Hijo de sus entrañas,

es decir, su misericordia y su bondad sobrepasadas.

            Que la certeza que garantiza nuestra carrera cristiana,

carrera que lleva al abrazo conla Eternidad, promesa dela Alianza,

mantenga nuestras manos y sonrisas hacia arriba proclamando la alabanza,

proclamando que el Dios Trinidad se hace Hombre en el Jesús que nos salva.

            Honor y gloria a Ti por los siglos sean dadas.

 

                                                               Mª Elena Hdez Glez

 

                                                            Salamanca 26 – 11 – 2011

VESTIDA DE SOL

VESTIDA DE SOL

 

Hoy, día de mi cumpleaños no puedo tener un regalo mejor,

ser hija de María, la mujer vestida de Sol.

         No es el sol que vimos esta mañana en la oración

porque éste, sólo ilumina nuestro mundo exterior.

María, la mujer vestida de Sol

su vestido no viene de fuera sino de su ser interior,

por eso, Ella es el vestido de luz y de color,

las estrellas y la luna están orgullosas de ser reflejos de su resplandor,

desde su cabeza hasta sus pies, toda Ella con luz alrededor.

         ¿Qué mejor regalo que ser hija de María e hija del mismo Dios?

me llena de alegría, de gozo, me inunda su paz que suaviza y anima a mi pobre corazón.

         ¡Cuántas cosas escritas están en este documento que nos habéis dado para la reflexión!,

¡cuántos misterios habitan en las palabras que el padre Ornatos escribió!

Nos habla de alegría compartida, de experiencia, pero yo os invito a dirigir la mirada a su fundador,

el acento no está en el compartir, ni siquiera en la alegría, el acento está en el Espíritu que la semilla plantó,

el acento está en el Espíritu que suscitó la experiencia y hace que brote en nosotras la acción de gracias, llenando nuestra boca de infinita bendición.

         Hemos visto esta mañana el sol en la oración,

como va saliendo poco a poco dando al mundo color,

pero depende de la montaña, las espigas o cual sea nuestra posición

para que nos llegue su luz de lleno o con alguna interrupción,

entre las dificultades teníamos que mirar hacia arriba para percibirlo y verlo mejor,

sin embargo en el mar, su resplandor y reflejo nos llevaba de un tirón,

no era necesario mirar al mismo sol

porque la misma senda nos hacía su invitación.

         Hemos de recorrer un camino porque no llegamos con mirar y verlo en el horizonte o en un rincón,

es la benevolencia divina quien impulsa nuestros pasos llenándonos de protección.

         ¡Qué grandeza, somos invitadas por el mismo Dios!.

Sólo un alma sencilla puede escuchar esta voz,

sólo un ser necesitado puede experimentar apoyo, fuerza y sentir las manos que le dan protección,

sólo una persona humilde puede percibir la benevolencia y la gratuidad de su Creador,

sólo desde ahí la experiencia compartida hace crecer nuestro mundo interior,

sólo desde ahí crece la belleza que nos empuja a la conversión,

sólo desde ahí la renovación surgirá de la esperanza y apostaremos por un mundo mejor,

y apostaremos para afrontar los desafíos y las dificultades que se nos presentan en la misión,

en el duro trabajo, no sólo desde fuera sino también el que está a nuestro alrededor,

se necesita coraje escuché en la película de Pablo VI que pusieron anoche en televisión,

se necesita también el apoyo de quien rema en tu misma dirección.

         Ven Espíritu divino, infinitas gracias te doy en el día de hoy,

nuevamente renueva mi fe que intenta descubrirte en la capilla, en los pasillos o en el mismo comedor.

Ven Espíritu divino, lléname de confianza, la confianza que abre los caminos de la entrega y el amor,

la esperanza que ilumina el sendero y el sueño que el Capítulo engendró.

 Sigue sembrando en nosotras la fidelidad en el Hijo de Dios,

en el Dios cercano, en el que se hizo hombre y por nosotros murió,

en el que está en el Sagrario y dice que nos espera con cariño para renovar el amor,

para llenarnos de vida e inundarnos de perdón,

el que nos enseña a ver más allá de lo superficial y leer lo que se ocultó.

         Afina Señor mi oído para comprender que dice su voz,

qué se esconde en su mundo interior,

en esa voz de niño, de adulto o de anciano que a mi lado pasó.

         Enséñame a celebrar la fiesta de comunión

no desde el tener, aparentar o desde la posesión,

no como ricos que se quedan en la diversión

sino como los pobres, desde el ser que comparten lo que son,

como ha dicho una hermana en esta oración:

comunidades diferentes, no con otras hermanas sino desde nuestra propia conversión.

         Que María Madre dela Iglesianos llene de protección,

que experimentemos nuestro ser de hijas de María e hijas del mismo Dios,

que podamos proclamar con gozo que me gusta mi Heredad y sea nuestra humilde petición,

porque en nuestra vida no existe mayor felicidad que este magnífico don.

         Bendito y alabado seas mi Señor,

bendito y alabado seas el Dios Trinidad, el Dios Comunión,

el Dios Familia, el Dios que vistió a María de Sol.          

 

                                                          Mª Elena Hernández González

CONVIDADOS AL BANQUETE

CONVIDADOS AL BANQUETE

            Querido Señor: ¿yo dónde estoy?,

¿a quién pertenezco yo?,

¿soy de los que viven en tu casa hoy?,

¿soy de los que llaman a los invitados de honor?,

o quizás un invitado que rechaza esa grande invitación?,

¿soy acaso de los que apalean a quienes me transmiten tu voz?,

o de los que están en los cruces de los caminos necesitados de amor,

espero no ser el invitado que se presenta sin el traje de color.

            Creo Señor que en algún momento de mi vida he podido estar en cualquier posición,

creo que a veces no he escuchado tu voz,

o no he asistido a tu invitación,

a veces estoy ciega y no sé interpretar tu mensaje que genera ilusión

y en los cruces he cogido el más fácil sin discernir cual sería el mejor,

pero no quiero ser el invitado que se presenta ante Ti con el vestido del yo.

            Quisiera Rey bueno asistir a tu banquete con plena disposición,

y venir vestida de humildad y adornada con sinceridad de corazón,  

puedo estar en tu casa para  repartir tu invitación,

o ir a los que están en el cruce necesitados de amor.

            Convidados al banquete, al banquete de mi Dios,

cada día, cada mañana me esperas en la oración,

cada día me preparas un festín dándome lo más sabroso y mejor,

atrayéndome  hacia las fuentes tranquilas inundándome de amor,

y me habitas y siento que nada más es necesario aunque exista el dolor,

que tu Presencia esla Vida,la Vida que aspiro yo.

            Señor, hay hombres y mujeres que viven en el horror,

en el horror de la guerra, la violencia y la desesperación,

hay hombres y mujeres bañados por la enfermedad, impregnados de dolor,

y viven la auténtica oscuridad buscando la salvación,

hay personas que buscan un rayito de calor,

aunque sea la luz de una estrella que levante su ilusión,

hay familias que quieren encontrarte para dar sentido a su dura situación,

haz Señor que tu Presencia les inunde como hoy me siento yo.

            Padre bueno que me invitas al banquete, al banquete de tu amor,

alivia a los invitados que asisten y a aquellos que no conocen tu voz,

Señor, muchos no saben quien les convida en este día de hoy,

otros sin embargo tienen malas referencias por los medios de comunicación,

y que decir de nuestros alumnos de aquellos que rechazan la clase de religión.

            Convidados al banquete, al que prepara mi Dios,

es increíble el Rey que se preocupa si estás cansada, hambrienta, desnuda o con temor,

el Rey que se preocupa si estás en el desierto, caminando entre apriscos o barrancos sin hondón,

o si has caído en el camino, entre zarzas o en tierra de bendición.

            ¡Qué pena que nuestros ojos y oídos paralicen nuestro pobre corazón!,

si dejáramos de escuchar los ruidos que nos vienen de este mundo exterior,

si dejáramos de escuchar lo que hiere y estropea a nuestro ser interior,

y paráramos en seco nuestra vida  para observar que hay dentro de nosotros y lo que en ella nació

podríamos contemplar toda nuestra gestación,

podríamos contemplar las manos de nuestro Dios,

podríamos admirar el mundo y toda la creación,

y cómo nuestra vida es un milagro donde sólo actúa Dios,

y como nosotros somos su gran obra y su gran colaborador.

            Esto sólo se puede vivir con la gracia de nuestro Salvador,

y experimentar en tu vida como te habita es un regalo del cielo, es igual a decir: don.

            Bendita Eucaristía, banquete de mi Señor,

que siempre que te reciba te entregue mi vida, mi alma, mi ser y todo lo que tengo y soy.

            Que María nuestra Madre nos tenga a su lado como hijos que celebran con su Padre el gran banquete de honor,

y la alegría se extienda por el mundo y llegue a cualquier rincón,

que todo ser humano se sienta partícipe de esta gran y exclusiva invitación,

y reciba la gracia y los frutos del Banquete salvador.

            Es Jesús Eucaristía que nos limpia y protege con su amor.

            Te doy gracias y te alabo a Ti mi Dios y Señor,

bendito y alabado seas Maestro y único Salvador,

bendito y alabado seas por resonar en mí ser tus palabras y tu voz,

esa voz que me dice y me repite: mírame esperándote con cariño porque siempre aquí estoy Yo.

            Señor que cada día postrada a tus pies lleguemos a ser uno y no dos.                                

                                                                                                                   Mª Elena Hdez Glez

                                                                                                               Salamanca 9 – 10 – 2011

EL REINO DEL PADRE

EL REINO DEL PADRE

 

            Venga a nosotros tu reino,

decimos cada día en el Padre nuestro,

en el cual hablamos también de alimento,

o de perdonar lo malo que hacemos

pero en nosotros todo esto es pequeño

es pequeño porque nuestra mente se queda en lo terreno,

en la simple palabra, sin profundizar en el mensaje eterno.

            Y volvemos a pedirte Señor, que venga a nosotros tu reino,

y en ocasiones Señor he pensado que era levadura para hacer crecer lo bueno,

sin embargo, hoy me he descubierto como la masa del pan, en la cual Tú estás dentro.

        Tú eres la levadura en mi vida y eres el que hace que mi masa sea fermento,

y nuevamente me asombro del pan que de mí has hecho,

y me imagino la semilla que plantamos y como de día o de noche va creciendo,

y es magnífico porque la mano del hombre en ese momento está lejos,

y la vida germina en lo profundo, en lo oscuro, en lo secreto,

y el ser humano sólo puede manipular pero no hacer brotar lo que llevamos impreso.

            Dios busca en nosotros colaboración pero no fermento,

porque Él es la levadura, la savia, el fuego, el gen interno.

            Hazme Señor dócil a tu Espíritu que me guía y del cual soy su templo,

hazme humilde para necesitar tu sabiduría y entregarla al mundo entero,

hazme amante de Ti, de todo lo que siembras en mi ser y en la inmensidad de mi cuerpo,

porque externamente tengo límite pero Señor, no por dentro,

y me atrevo a pedirte que venga a nosotros tu reino,

tu reino, Padre, que no está lejos,

el reino de tu Hijo, el que nos hace fraternos,

el que corrige, educa, enseña y nos da luz para distinguir y ver lo verdadero,

que no creamos Señor que todo vale en tu viña porque Tú eres bueno,

enséñanos a ser justos con la gente que se entrega y tiene semillas de reino,

enséñanos a levantar a los que son disponibles pero están rodeados de personas que fomentan lo incierto,

enséñanos a tender una mano a los que están con nosotros codo a codo haciendo cercano tu reino.

            ¡Cuán grande eres Señor y Maestro!,

¡cuán grande eres Padre, Amigo, Salvador y Fraterno!,

¡cuán grande eres Esposo, Levadura, Mostaza, Vida, Tesoro de todo el universo!.

            ¡Que grande es tu experiencia Jesús, como Hijo único y verdadero!

¡qué experiencia no tendrás del amor del Padre que quieres hacernos uno Contigo en el reino!,

quieres que todos sintamos a Dios como el gran Padre bueno.

            Es admirable tu amor al querer compartir a tu Padre como Padre nuestro,

es curioso Señor, cuando veo a los niños discutiendo por sus padres terrenos,

cuando cada uno dice es mi padre y si es posible tú de él mantente lejos,

cuando queremos poseer el amor o a la persona que llevamos dentro,

quizás sea Señor porque nuestro amor es pequeño,

quizás sea porque necesitamos ser únicos y sentirnos amados y creer que todo es cierto,

confiar en quien amamos y estar seguros de que el amor es verdadero,

estamos llamados a la unidad pero sin olvidar que nuestra relación es singular, y está sellada en el fuego,

y saber que nadie podrá apartarnos de este vínculo sincero.

            Concédenos Señor la experiencia filiar que Jesús vivió al decir el padrenuestro,

concédenos el gozo de sentirnos inundados de tu amor que no quepa más por dentro,  

concédenos la gracia de transmitirte a Ti a todo el que salga a nuestro encuentro,

y quien nos oiga hablar sienta la curiosidad y se interpele su seno.

            ¡Qué gozo Señor el querer que tu Padre sea el nuestro!

enséñame a transmitirlo para que los otros conozcan también tu reino,

mejor dicho Señor, para que también ellos se sientan hijos y en Ti, hombres fraternos,

porque el amor del Padre no se divide sino que a cada cual se nos da entero.

            Que nadie se sienta pobre, discriminado, herido, envidioso o descontento,

que nadie tema compartir, ni expresar la bondad del Padre bueno,

porque su amor y misericordia colman todo nuestro ser dejándonos libres y plenos.

            Que nuestros ojos irradien la felicidad y la paz que llevamos dentro

y María nuestra Madre acompañe nuestro camino y sintamos su gran beso,

que también sepamos dar a los hombres y mujeres ese beso maternal que está tatuado en nuestro ser interno,

y Dios Trinidad derrame sobre cada hombre las semillas de su reino,

y de la humanidad brote: Bienaventurado seas Padre Eterno,

bendito y alabado seas Padre bueno.

 

                                                   Retiro  en Salamanca 8 – 10 – 2011 

                                                                      Mª Elena Hdez Glez

LA VIÑA DEL SEÑOR

LA VIÑA DEL SEÑOR

 (Is 5,1-7; Filp 4, 6-9; Mt 21,33-43)

Señor me encanta y disfruto con tu Palabra,

a veces cuando la leo me plantea preguntas que no esperaba,

pero cuando busco y escucho a los sacerdotes en sus homilías, ellos mismos me la aclaran,

a veces pienso en abstracto y creo que la viña está lejana,

pero ellos me ayudan a descubrir que es de mí de quien Tú hablas.

                Y me imagino y me experimento por Ti cuidada,

cómo me has entrecavado, plantado y como has puesto también una atalaya.

                Es verdad Señor, soy una persona privilegiada,

es verdad y soy consciente cuando escucho todo lo que en el mundo pasa.

                Has plantado en mí buena cepa y quiero darte las uvas que Tú esperabas.

                Sé que dentro de mí aún hay zonas opacas,

y que a veces surgen cosas inesperadas,

y que en ocasiones tampoco doy la talla,

y que debo esperar y educar la rebeldía que en mí salta,

pero en medio de todo eso puedo ver continuamente tu gracia.

                Me gusta como dentro de mí Tú trabajas,

como no hay forcejeo sino tiempo y confianza

 yo también sé que aunque a veces me resista Tú al final ganas

y vas poniendo en mi camino las cosas que me llevan a la calma,

los acontecimientos y las respuestas que construyen mi mente, mi ser y mi alma.

                Y veo en el Evangelio a los labradores que se hacen propietarios de lo que Tú les mandas,

se sienten los dueños y apalean, apedrean e incluso hasta matan,

y Tú sin embargo el Dueño de la viña en ellos confiabas,

y enviaste a tu Hijo pensando que le respetaban

y ellos al verlo pensaron: tú eres el heredero pero para ti hoy todo se acaba.

                Y el Dueño de la viña lejos de presencia pero no con su alma

no se deja vencer del dolor que la perdida le causa

sino que sigue apostando por los hombres y mujeres de confianza

porque su Hijo es la piedra angular que sostiene nuestras vidas, acciones y palabras.

        Labradores no podemos hacernos dueños de la viña encomendada,

no podemos creernos propietarios de las cosas que nos pasan,

no debemos creer que nuestra vida la podemos disponer sin más y sin orarla.

          Haznos Señor, personas de espíritus pobres para experimentar tu gracia,

haznos sentir privilegiados por escuchar tu llamada,

haznos con corazón y mirada limpias para vivir en una continua alabanza

y saber que nos encomiendas una viña que Tú a nuestro lado plantas,

pero que a la vez soy tu viña, la que Tú cuidas, inspiras y amas.

          Enséñame a dar frutos, los frutos que Tú esperabas,

enséñame a mirar lo bueno, lo bello, lo noble, lo amable para seguir tu enseñanza,

que mi vida se incline a lo verdadero, justo y laudable y haga brotar la sonrisa que levanta nuestro ser y despierta las entrañas,

que no me deje apagar por las cosas horribles que pasan,

que no me deje vencer por la falta de entrega que percibe mi mirada,

dirige Señor nuestras vidas a lo virtuoso que es ello lo que nos hace crecer como personas a Ti consagradas,

no importa tu vocación, persona que a mi lado pasas,

lo importante es que Dios a ti te tiene tatuada,

te tiene inscrito en el libro, en el libro que Él guarda,

nos tiene asido en su palma, en la mano que abraza.

        Te invito a la santidad persona que por este mundo andas,

hijo e hija de Dios que ni siquiera lo captas,

vive siempre la alegría de quien se siente amada,

y da lo mejor de tu vida y verás como ésta se propaga,

da lo mejor de ti, verás que nada te falta,

pues los frutos de tu viña son los que Dios esperaba,

siéntete colaboradora y experimentarás como por ti toda la savia que pasa,

viviendo la felicidad que tu Dueño te regala.

       Que María, Madre dela Iglesiasiga regando la viña con su amor y su manto que nos guarda.

Que el Dios Trinidad continúe bendiciendo con su Presencia nuestras familias, nuestro mundo, nuestra casa, vida y alma.

Bendito y alabado sea el Dios que su viña planta,

el Dios que nos cuida, riega y ama.                                      

                                                                                 Mª Elena Hdez Glez     

                                                                               Salamanca 3 – 10 – 2011

¿LAS PALABRAS SE LAS LLEVA EL VIENTO?

¿LAS PALABRAS SE LAS LLEVA EL VIENTO?

 

 

Hoy hemos tenido una reunión de profesores y ha habido diversidad de opinión,

expresiones que generaban confusión,

e incluso malestar sin intención.

            ¿Qué tendrán las palabras que suenan diferente al decir nosotros o simplemente yo?,

¿qué tendrán las palabras que al venir en el tren, la chica que está hablando distrae mi concentración?,

¿qué tendrá la palabra que a pesar de que suene yo necesito silencio para escuchar su voz?.

            ¿Será verdad que las palabras se las lleva el viento en toda ocasión?.

            Hay palabras que son mejor no prestarles atención,

hay palabras vacías que ni siquiera tendríamos que hacer de ellas mención,

hay palabras huecas que son dichas sin convicción,

hay palabras de oídas que repites y que no tienen valor,

hay simplemente palabras que están fundadas en una equivocación,

o quizás en una mala interpretación. 

¡Ojala que estas palabras se las llevara el viento y no causaran en nosotros daño ni destrucción!.

            Hay expresiones que decimos cuando estamos cargados de tensión,

o cuando nos ha visitado la contradicción,

o cuando nuestro estómago no está en la mejor disposición,

o cuando la jaqueca aparece y nos cambia el humor.

A veces no somos dueños de la palabra que pronuncia nuestra voz,

por eso puede golpear y a la vez recibimos el golpe con mayor dolor,

sería necesario aprender a no multiplicar esa sensación,

a no darle más cabida en nuestra mente y razón,

hemos de aprender a suavizar y no volver a insistir en las palabras que nos producen desgarro y desunión.

            A mí me gustan las palabras que suenan de corazón,

a mí me gustan las palabras que provocan en mi ser alegría y buen humor,

me gusta cuando oigo a las personas tratarse con respeto porque son consideradas con cariño y con amor,

me gustan las palabras que abren la razón,

y aquellas que nos invitan a la investigación,

me gusta cuando la gente proclama la belleza de la creación

y cuando me hablan de la Presencia de Dios,

me gusta el viento del Espíritu que me trae sus palabras a mi corazón.

            Que este viento no se lleve las palabras sino que fecundice nuestro interior.

            Me encantan las palabras que resuenan en mis oídos haciéndome crecer en un nos,

me encanta decir te quiero a la gente que forma parte de mi ser y de mi yo,

me encanta escuchar a los niños a los niños que inventan sus cuentos y su canción,

y disfruto enormemente cuando me expresan sus cambios cuando van siendo mayor,

me enamoran las miradas que me hablan y me abren su interior,

y esas manos que expresan delicadeza cuando alguien se cayó.

            ¿Cómo decir que las palabras se las lleva el viento cuando nos hacen crecer y construyen de nosotros lo mejor?.

            Que no pasen Señor tus palabras sin acariciar mi yo,

que no pasen tus palabras que me dicen que soy tu hija Señor,

que no se queden Señor tus palabras en mi interior

sino que salgan afuera y las pronuncie mi voz,

esas sí que se las lleve el viento del Espíritu para otro corazón.

            Danos Señor tu paz, la paz que nos dejas cuando nos dices: no tengáis temor,

la paz que siempre nos habita cuando te escuchamos: contigo estoy.

            Que María, Madre dela Palabrapronuncie sobre nosotros el mensaje de su Dios,

y derrame en nuestras vidas su gracia y bendición.

            Que toda la humanidad participe de la Palabra que en su vientre se engendró,

y el soplo del Espíritu la colme de su Presencia y Amor.

            Que María Madre de la Iglesia nos conceda su protección.      

                                                                                                                                                               Madrid – Salamanca 12 – 09 – 11

                                                                                                                    Mª Elena Hdez Glez

ISLA DEL HIERRO MIRA AL CIELO Y A LA VEZ HACIA DENTRO

ISLA DEL HIERRO MIRA HACIA EL CIELO Y A LA VEZ  HACIA DENTRO

La tierra que pisas te dice que hay vida,

y los científicos pretenden encontrar su salida,

los estudiosos creen conocer casi todas las medidas,

y sin embargo toda vida es escurridiza,

no intentéis hombres y mujeres utilizar y cuadricular lo conocido en otros lugares e islas,

nuestro volcán tiene voz propia porque es pura energía,

él tiene la fuerza de las entrañas divinas,

él tiene ya unas manos que le guían.

         Miles de seísmos provocados tienen a la gente indecisa,

temerosos ante lo que se avecina,

la mancha en el mar los avisa,

los peces muertos, los gases que expulsa y que localizan.

         ¡Qué admirable es la vida!,

Te has planteado alguna vez ¿cómo es posible que la materia inorgánica tenga tanta fuerza y a veces destructiva?  .

         La verdad es que no sé si la palabra destructiva es la precisa,

hombres que han mantenido sin contaminar las aguas marinas

esto escuché de los pescadores que trabajan día a día

pero yo me pregunto por qué tenemos que mantener las cosas limpias

¿no será porque hay personas que las contaminan?,

¿Por qué la naturaleza tiene que manifestar agresivamente su energía?,

¿por qué si fue creada para que el hombre viva?,

¿por qué la naturaleza tiene que ir en contra del ser que la domina?.

         ¿Será porque el ser humano no la cuida?,

¿cómo es posible que la materia inorgánica que se supone que no come, ni bebe, ni respira sea la que alce su voz a la inteligencia del hombre que la habita?.

         ¡Es increíble, es magnífica!.

Como decía Einstein la armonía cósmica, un todo, en un único todo que es la esencia divina.

         Si la persona sólo mira al lugar donde pisa,

si su mirada no abarca más allá de las distintas provincias,

si sus ojos se quedan en esta tierra aunque para él sea grandísima

nos perdemos el amor del Artífice de tal maravilla.

         No podemos quedarnos fascinados por la hermosura de la bóveda estrellada o del fuego que brilla,

no podemos quedarnos admirando el agua, los torrentes o la suave brisa,

no debemos extasiarnos en el viento, ni en su silbo que a veces nuestros pies paralizan.

         Tenemos que dar el salto al Autor dela Vida,

tenemos que descubrir al Señor de tanta belleza que en el universo habita,

que su apariencia no subyugue nuestra mente que investiga.

¿cómo no descubrir a Dios en tanta armonía?,

¿cómo puede el hombre no pensar que existe una mano amorosa que guía?.

         Señor, Padre y dador de la vida,

Señor de la creación y Espíritu que mi inspira

agradezco la fe que me das y que ella me cuida,

la que protege mis pasos, mi mente y alimenta mis noches y días.

         Gracias, Padre bueno por concederme conocerte y gozar, admiradme y asombrarme de tanta belleza infinita.

         Es curioso me he fijado en el volcán que le anuncia a los hombres que dentro de ellos hay vida,

que les invita a mirar a lo profundo de su ser y que despierten ya a su fe dormida,

les invita a que den el salto al Creador y que se aparten de todo aquello que les perjudica,

el volcán está diciendo que hay cosas que no necesitan,

y que busquen lo verdadero, lo noble, lo que ayuda a formar una familia.

         Señor y dador de la vida,

enséñanos a guiar lo que en nuestras manos Tú depositas,

enséñanos a educar en los valores que construyen al hombre y la vida cuidan,

enséñanos a no querer privar, ni acotar el germen y la semilla que a nuestro alrededor germina,

que dejemos a la vida seguir siendo escurridiza,

que se siga moviendo y que no haya persona que controle sus pasos y limite su acción divina,

porque eres Tú, Señor de la vida quien la vela y la cuida,

eres Tú quien la acaricia, halaga y mima,

y es sólo a Ti a quien tiene que rendir cuentas de su ser, de sus palabras, obras y del lugar por donde anda, se para o dormita.

         Dios del universo, Tú no tiras los dados para ganar la partida,

Tú no tiras los dados aunque el hombre piense que Tú le castigas

porque Tú tienes un único proyecto: despertar al hombre que sueña en esta tierra bendita.

         Señor que el encuentro Contigo ya en este tiempo y día,

nos haga degustar tu presencia amorosa y continua,

y en las manos de tu Madre guarda nuestro ser, nuestras almas y entrega finita.

         Que todos los hombres y mujeres te puedan descubrir y dar el salto al Dios Creador, Trinidad  y dador de nuestras vidas.

         Alza volcán tu voz para que la gente ya quede tranquila,

para que alcen su voz a Dios y Él nos bendiga.

Salamanca 13-11-11

Mª Elena Hernández González