LA VOZ QUE ILUMINA LA MIRADA, PURIFICA LA PALABRA Y HUMANIZA LA ACCIÓN

                      LA VOZ QUE ILUMINA LA MIRADA, PURIFICA LA PALABRA Y HUMANIZA LA ACCIÓN

   Que difícil resulta para muchos escuchar tu voz,

la voz que siembras en cada corazón.Biblia_Lampara_encendida

Digo que es difícil porque muchos de nuestros niños no conocen su interior,

no conocen al Jesús que nace hoy,

al Jesús que cada día nos cuida con amor.

Y me pregunto ¿qué he de hacer yo?

pues un porcentaje elevado conocen tu nombre pero no han tenido contigo ninguna relación.

Y me vuelvo a preguntar ¿cómo puede ser posible si cada día escuchan hablar de Ti, mi Dios?

Algo falla mi Señor,

Algo que impide el salto a la fe como don.

Algunos de mis alumnos dicen: que Tú no existes, quizás por llamar la atención,

otros protestan porque son muchos años de preparación,

otros afirman que es por llevar la contraria a los que están a su alrededor,

y otros porque practican otra religión.

Y ante este panorama me pregunto ¿qué he de hacer yo?

¿Cómo pueden escuchar tu voz,

escuchar la Palabra de la Salvación?.

¿Por qué tantos años con nosotros sin tocar su joven corazón?.

Necesitamos experiencias de amor,

necesitamos escuchar con más frecuencia tu voz,

necesitamos dirigir su mirada hacia su interior,

dirigir su mirada también al exterior:

los cojo-andan, los ciegos-ven, los sordos-oyen y ven cómo expresan su alegría y su gozo a través de la oración.

El Dios que ha escuchado la súplica y ha derramado el perdón,

el Dios que se le han conmovido las entrañas y derrama su paz y su amor.

Es en la oración del Padrenuestro dónde está la solución

porque muchos están huérfanos de acogida y de calor.

Necesitan sentir el abrazo que rompa su opresión,

necesitan experimentar abrir la puerta de su cárcel interior,

necesitan romper los esquemas que el maltrato les dejó.

Porque veo niños con miradas tristes en toda su expresión,

veo palabras canceladas que no salen al exterior,

veo palabras como represas con puertas de compresión

y cada uno de tus niños, están esperando una palabra y una mano que les de liberación.

Son niños curtidos por el dolor,

niños que antes de llegar al colegio ya han recibido una mala contestación,

niños que vienen cargados de desilusión,

niños que a pesar de eso pronuncian un buenos días, un qué tal estás hoy.

Veo niños corriendo para ponerse en las filas y ser un campeón,

y aquellos que se iluminan sus ojos cuando ven llegar a su amigo mejor,

aquellos que traen las cartas de Pokemon para cambiarlas cuando surja la ocasión.

Y es que cada uno de ellos merece una sonrisa porque ha salido el sol,

merecen la sonrisa porque es especial el día que amanece como don,

porque es un instante todo puede cambiar para ser mejor.

Que ese niño de infantil no llore porque aquí siente su protección,

que esos niños de primaria jueguen hasta que marque el reloj,

y los de secundaria sientan el impulso de la superación,

junto con el apoyo y la comprensión.

Y cada uno pueda sentir el gozo de la liberación.

Señor enséñanos a preparar el camino de la reconciliación,

que se encuentren contigo, mi Señor,

que sepamos pronunciar tu Palabra que les habla al corazón,

Palabra suave que invade su interior,

Palabra que va rompiendo el peso amargo de la opresión.

Preparemos los camino ya se acerca el  Salvador.

Que nuestros niños puedan gritar de gozo porque en verdad en ellos ha nacido Dios,

y es que también he visto la humildad de aquellos que comparten y alegran a los que están peor,

veo el mismo sueño que les hace vivir en comunión,

veo como han salido con generosidad de su propio yo

y como el compartir nuestros errores nos ha llenado de humor.

Ojalá que experimentemos en nosotros la luz que la ceguera nos prohibió,

que podamos dar saltos de alegría porque nuestra parálisis ya se curó,

que podamos escuchar el júbilo con quienes hemos compartido alimentos incluido el turrón.

Ojalá que en estas Navidades siga naciendo en nosotros el Mesías Salvador.

Padre de todos te traeré aquí a los niños para que Tú les des el abrazo mayor,

para que puedan escuchar tu voz,

para que sientan libre sus vidas y su gran corazón,

que a través de sus lágrimas puedan experimentar la acogida que alguien les negó,

que su sinceridad toque tus entrañas maternas y puedan sentir tu ternura y tu amor.

Padre de todos danos el alimento que necesitamos hoy,

que la vivencia de tu Reino les cambie la expresión.

Sólo Tú puedes hacer posible este magnífico don,

sólo Tú puedes despertar la semilla de la felicidad que tienen en su interior,

sólo Tú puedes hacer posible la unidad de su fragmentado yo,

sólo Tú puedes cambiar su palabra, su mirada y cualquier tipo de acción.

Padre bueno te entrego todos los hijos huérfanos que existen en nuestro mundo de hoy,PADRENUESTRO_n

te entrego cuantos corazones rotos por el desamor,

te presento los sueños frustrados que en otros momentos fueron ilusión,

las manos ligeras que rompieron toda comunicación,

las palabras dichas que hundieron la dignidad y al amor,

y la paz que un día se rompió.

Enséñanos Padre bueno a preparar los caminos para que en nosotros nazca Jesús, el Salvador,

y que la guerra se convierta en comunión y brote la esperanza que un día apagó el rencor,

y las bombas se conviertan en globos de ilusión

y las minas antipersonas se desactiven porque la tierra se las tragó,

y vuelva la sonrisa del que está en la ventana del hospital viendo esconderse el sol,

y el señor de la calle encuentre la puerta de su estación,

y aquel que cada día trabaja se vaya a la cama con una gran satisfacción.

Porque es posible en nuestro mundo la alegría y la ilusión,

es posible que cada mañana salga el sol,

es posible que la esperanza se mantenga viva como fuego y resplandor,

es posible que la fe recupere a toda persona que viva cualquier situación.

Y esto es posible porque con nosotros se ha presente Dios:

El Emmanuel, el Dios que en María se encarnó,

el Dios cristiano, el Dios del perdón,

el Dios Trinidad, que es Familia y auténtica comunión.foto_Trinidad_Santa

Padre bueno, que ningún ser humano se sienta huérfano porque le falte el abrazo liberador,

el abrazo que le da la dignidad de ser hijo de Ti, mi Creador,

porque en esta Navidad con nosotros y en nosotros nace Dios.

 

Madrid 15 – 12 – 2013

FILOTEA

MATILDE, MUJER DESPRENDIDA

                      MATILDE, MUJER DESPRENDIDA

Matilde mujer sencilla,

mujer de las noches y los días ,Matilde

mujer de manos desprendidas

y de pasos ligeros para recorrer la vida.

Matilde de mirada profunda y a la vez muy viva;

de oídos que escuchan más allá de las palabras dichas,

de manos que la miseria acarician

y con corazón de acogida,

de acogida para esas niñas,

niñas huérfanas y algunas perdidas,

de enfermos marginados y sin una sonrisa,

de ancianos de palabras repetidas

pero ella va más allá de lo que su palabra divisa,

va más allá porque es alma sencilla.

Mujer enamorada de la Eucaristía,

mujer del Sagrario donde a Jesús le susurra: nos falta comida,

le susurra: nos falta jabón para limpiar las heridas,

nos falta ropa para eliminar el frío que les cobija.

y es que tú, Madre eres esa mujer desprendida,

mujer prudente y llena de sabiduría,

mujer que recorre la calle y va sembrando alegría,

mujer que vive con fe y la esperanza reaviva.

y es que eres Madre esa mujer desprendida;

mujer que sabe analizar la vida;

mujer que cree en la Providencia Divina,

y sus negocios a San José le confía.

Mujer de carácter con el que su barca guía,

palabras que endulzan a los otros cada día,

palabras y gestos que encaminan

a quienes delante de ella corrían

y es que Madre, la Providencia te inspira,

inspira tus pasos para que vayas a todo aquel que te necesita

y te necesitan en medio de tus dolores que a nadie le comunicas.

Y coges tu pequeña maletita por si más tiempo de lo corriente de ti precisan

y tu corazón vuela y tu mente en ese lugar depositas;

y depositas allí porque vas cargada de los amores de Jesús Eucaristía.

Y cuando vas bajando la cuesta tu corazón se fatiga

pero no importa porque la caridad en Ti predomina;

sigues insistiendo en contra de lo que sentías.

Y decías: ya pasará hablando contigo misma

a la vez que escuchabas de la hermana que a tu lado iba:

Madre descanse, regresemos que mañana será otro día.

Sin embargo tu corazón más rápidamente latía

y en contra de tu latir te desplomas y en la acera te caías.

Madre, Madre, te suplicaba tu hija.

y al escuchar el lamento, de una casa salió una gran vecina,

vecina que dejó su casa y su cama para cuanto tu necesitarías

porque desde entonces ya no te moverías.

La verdad es que esto resultó una experiencia divina:

puerta abierta para un alma tan desprendida,

y un colchón que nunca tu pensarías

pues fue una casa vecina quien sus manos te daría,

casa que te dejó vivir en su vida íntima,

casa que siempre “de manos abiertas” ella se llamaría.

Bendice Madre Matilde continuamente a esta humilde y gran familia,

bendice a todo aquel que tiene alma sencilla

y protege a aquel que ves que sin ayuda hoy solo se perdería.

Madre intercede por nosotros al Dios Trinidad que siempre tú nos decías,

bendice a la Humanidad y en especial a tus Hijas

y enséñanos a amar a nuestra madre María,

enséñanos a dejarnos educar por su protección y caricia,

enséñanos a escuchar su voz que a nuestro lado camina,

enséñanos a ser mujer de alma sencilla a la vez que persona desprendida.

Gracias Madre Matilde por decir SI toda la vida

gracias por ser Madre y Mujer desprendida.

Madrid 14 – 11 – 13

FILOTEA

CARACOLA MARINA, VIRGEN MARÍA

CARACOLA MARINA: VIRGEN MARÍA

                        Caracola Marina:

yael-cielo-en-la-tierra tu presencia expresa una belleza infinita,

una presencia que es llamativa,

una presencia que continuamente invita;

invita a la contemplación y a una paz que va más allá de nuestros días,

ya desde lejos mi corazón por Ti palpita,

mis manos a Ti se aproximan,

y mi mente se vuelve en alabanzas continuas,

y es que así eres Tú, caracola marina.

Parece que es la Señora la que te anima,

la que pone en tu interior la palabra no escrita,

la que dice en el silencio el Dios que la habita,

y es que así eres Tú, Madre querida,

esbelta por fuera y por dentro belleza infinita.

Tú eres la que estás, la que sus gestos hablan del Dios que la guía

la que sus palabras pronuncian un continuo FIAT

la misma que corre a ver a su prima,

la que transmite y entrega a la propia vida.

Madre mía, caracola marina

enséñame a escuchar la Palabra Divina,

la Palabra hecha carne y canto que reaviva,

la Palabra hecha fuente y agua que purifica,

la Palabra que me levanta de todas mis caídas,

y es que al escucharte se sanan todas mis heridas.

Madre y Señora mía

la que tiende su manto y con él me cobija,

la que derrite el hielo que nos paraliza,

la que con su mano mi ser tranquiliza,

y con su abrazo siempre me anima.

Tú eres esa Madre caracola bendita,

la que sólo habla de Dios, mujer elegida.

Tú eres mi Madre, la que estás con el enfermo noche y día,

la que estás a su cabecera haciéndole compañía,

Tú eres la que escuchas nuestras súplicas y nuestros corazones reanimas.

Tú eres Madre, la mujer más guapa, que derrama abundantes caricias,

la que tiende sus manos y con ternura nos mira.

¡Qué grande eres Virgen Inmaculada, Madre mía!

caracola por fuera y por dentro el mar que te revela como mujer preferida,

el Dios que se hace Palabra en tus entrañas benditas.

Caracola de belleza infinita,

la que esté donde esté, siempre eres la misma,

siempre tu mensaje es el Dios que en Ti se mira,

es el Dios que nos hace nacer a la verdadera vida,

la que nos hace crecer con el espíritu por maestro y por guía.

Señora, Inmaculada bendita, ruega por nosotros, por las personas que aún se extravían,

ruega por el niño que le falta la sonrisa,

ruega por las madres que reciben palizas,

ruega por los hombre que pierden a quienes querían,

ruega por los ancianos que no saben dónde está su techo ni tampoco su silla

y por aquellos cuyos corazones apenas palpitan.

Madre y Caracola mía,

bendice a mis islas,

bendice a aquellos que entregan por los demás sus vidas,

bendice a nuestros campos y a todas las semillas,

bendice a los pescadores que buscan su comida,

bendice a los profesores en cuyas manos tenemos las vidas de quienes en el futuro nos cuidan,

bendice a los sacerdotes que hablan de Ti cada día,

las personas que nos forman y nos revelan la belleza que te cristifica.

Ruega por nosotros Madre y caracola divina.

Mujer de interioridad y que a todos cautiva,

mujer de presencia sencilla,

mujer de manos que cobijan,

de manos que nos acarician.

Ruega por nosotros Virgen Inmaculada Madre de los pobres y de todo aquel que te necesita,

Madre humilde que coges mi mano y por tu camino me guías,

Madre y maestra que mi interior cuidas,

Madre de belleza por fuera y por dentro, caracola marina.

Gracias Madre, porque Tú siempre con cariño y ternura nos escuchas y mimasmadre_amorosa

porque el camino hacia Dios Trinidad nos indicas.

Ruega por nosotros Madre Inmaculada, mujer de la sonrisa,

mujer de la fe y la esperanza continuamente vivas,

templo del Dios que te consagra Madre, Esposa y a la vez Hija.

Madrid 8 – 12 – 13

FILOTEA

UNA HISTORIA QUE CONTAR

UNA HISTORIA QUE CONTAR:

(Inspirada en) ATRAPADOS EN EL HIELO 

No sé si algunos de nuestros colegios estarán, atrapados en el hielo,

hielo que ni siquiera se pueden mover los dedos.

Pero esta historia empezó con grandes RETOS

retos que superaban nuestros miedos

porque en el corazón existía un auténtico fuego.

Se convocó a aspirantes con poco sueldo

Si, pero con altos sueños.

Gentes de a pie que supieran fregar el suelo,

que supieran ver en el otro un compañero,

y que sus miradas encontraran el cielo,

cielo que se descubre desde la humildad, vivida desde muy dentro,

humildad , con altos vuelos.

Y comenzamos a navegar por distintos mares y océanos,

por distintas rutas pero con un Norte fijo y totalmente verdadero,

norte que impulsaba nuestro timón y nos hacía salir de todos nuestros puertos;

Norte que guiaba al que tenía el sueño

al que veía más allá de su sendero

a aquel que le quemaba la pasión que llevaba dentro.

Y fue publicando a los otros sus deseos,

sus aspiraciones y la dureza de aquel viaje, quizás sin regreso,

pero esto no importó, porque todo candidato era libre para dejar su puerto.

Eran personas capaces de vencer sus miedos,

capaces de conseguir sus Retos

personas apasionadas, contagiadas por quien publicó su deseo.

Persona con el Norte en su interior y grabado en su seno

Norte, que ni siquiera las olas pudieron apagar su fuego.

Y siguieron la aventura con el mar un poco tenso,

a veces aguas profundas, pero tranquilas que hacían que nuestro canto llegará mucho más lejos,

y así llegamos a los distintos puertos.

Puertos donde subían marineros contentos

alegría que se mantenía a pesar del brusco viento

Y nuevamente seguimos mar adentro

sin haber imaginado tanto frío y tampoco tanto hielo,

frío, que a veces afloraba entre los mismos marineros

comentarios que herían al optimista sincero.

Y seguíamos navegando a pesar de las olas que cubrían nuestro pequeño techo

y casi sin esperarlo, estábamos atrapados en el hielo.

Al descubrir la realidad se nos frustró nuestro sueño.

Empezamos a picar pero fue inútil porque había muchas capas por debajo de aquel suelo.

Y pasó por mi mente nuevamente el miedo;

pasó por mi mente mi familia y aquel abrazo que conservo muy adentro,

pasó por mi mente la sonrisa de mi hijo cuando me dijo: “te quiero”

y abracé muy fuerte a mi estimado perro

y sentí también su corazón que derretía mi hielo,

pues sus ojos me llenaron de esperanza y su calor movió mis dedos

calor que agradecí y extendí a mi compañero

¡Cuánto frío existió en aquel momento!

¡cuánto frío recorriendo nuestro cuerpo!

hasta que nuevamente oímos la voz de aquel que nos contagió el primero.

y fue encendiendo nuestras luces manteniendo nuestro fuego interno.

Y volvimos a levantar nuestro pobre campamento,

ya casi con pocas ilusiones tuvimos que renunciar a todos nuestros apegos;

carteras, dineros , fotos, incluido a los animales y en especial al que me dio calor en mis horas de infierno.

Fue muy duro, pero me ayudó su ejemplo,

el ejemplo de quien fue siempre el primero

pues él dejó su Biblia, excepto tres páginas que custodian nuestro sueño,

las páginas que impulsaban nuestros pasos a seguir aquel duro sendero,

las páginas que nos hizo descubrir al cuarto Compañero.

Sigue nuestra ruta teniendo que optar y decidir quién vendrá o quedará en el hielo;

decisión dura que solo podré tomar si me meto muy dentro,

si en medio de la soledad y de la oscuridad oro al Dios verdadero.

Oro y abandono en Él todo mi proyecto,

si a Él le confieso lo que soy y todo lo que pretendo,

si pongo mi debilidad y pasión en sus manos y entre sus dedos,

así veré la luz en medio de tanta oscuridad y tanto negro.

Y al tocar a mi puerta me levanté y pude hablarle con el corazón sincero.

Valoré su trabajo pero sobre todo, lo satisfecho que estaba por ser mi compañero.

Así que fui hablando uno a uno expresándoles cuánto hay de bueno en ellos,

lo grandes que son y que también en mÍ me viene el recuerdo.

Pero estoy bien y pasamos para celebrarlo dentro

y cada uno comprendió la realidad de aquel duelo

y confié en ellos, en aquellos que zarpaban y en los que dejaba con la esperanza en los suelos

y volví a creer en que nos veríamos de nuevo,

pues tuvimos la experiencia de sentirnos compañeros,

de sentirnos familia cuando se hundieron nuestros sueños junto con el velero.

Y decidimos celebrar nuestras vidas, cantando a los cuatro vientos,

cantando aquello que nos movía por dentro

y analizamos nuestro interior,

llevándonos meses sin saber quiénes éramos

y volvía a brotar la promesa de aquel que en todo nos dio ejemplo,

y unos a otros compartimos todos nuestros recuerdos,

momentos que pasaron sin darles importancia, pero que nuestro ser había grabado en el pecho,

y vimos claro nuestro norte, en medio de tanto hielo

pues su voz aparecía cuando menos lo esperamos, alrededor de tal enorme desierto

¡cuántos meses construyéndonos por dentro!

¡cuántas manos enlazadas sosteniendo nuestros techos!

¡cuántos hombros arrimados que sanaron el duro invierno!

pero ¡qué satisfacción al mirar de frente y escucharle pronunciar nuestros nombres que encendían nuestro fuego!

¡qué gozo descubrirle como amigo verdadero!,

¡qué gozo tenerlo como auténtico maestro!,

como hermano que guía nuestras vidas por su mismo sendero.

Madre Matilde, el norte de nuestro velero,

el Norte que mantiene viva la llama de nuestro fuego

el Norte que nos invita a dejar distintos puertos;

a vivir desde la interioridad y la humildad, fregando algunos suelos,

la que nos llena de alegría en medio de tanto hielo,

la mujer que nos acompaña siempre con el ejemplo,

aquella que supo esperar y emprender su viaje con el cuarto Compañero:

aquella que se hace presente para liberar los miedos.

Aquella que solo tuvo por Norte el único Dios verdadero,

aquella que se puso a servir calentando nuestros cuerpos,

la que supo contagiar al Dios que llevaba dentro.

Madre en tus manos nos ponemos:

ponemos a nuestros profesores que han visto en ti su ejemplo,

ponemos en tus manos a nuestros niños y a sus familias, que muchos están atrapados en el hielo;

en el hielo de la ruptura familiar, que ahogan sus dulces sueños.

Enséñanos a derretir el hielo que pudre todos sus asientos,

enséñanos Señor a dar vida en medio de tanto invierno.

Siembra en sus vidas la esperanza de que son posibles las flores en su desierto,

siembra en sus vidas la esperanza que es posible vencer la tormenta que está en sus pobres techos.

Enséñanos a sonreírles en la oscuridad de sus miedos,

que cuando vengan al cole, nuestras sonrisas derritan su enorme hielo

y el calor llegue directamente a sus ojos porque les digo “Te quiero”,

porque nuestras sonrisas les dicen: ¡en ti creemos!,

les dicen: ¡sigue creyendo en tus sueños!

porque nuestras palabras avivan la llama que llevan dentro.

Sigue, niño, joven, adulto, adelante siendo amigo, maestro o compañero,

sigue creyendo en el Norte que es nuestro Dios verdadero;

el que nos pone en las manos de su Madre para seguir el sendero;

la que cree en las personas de todos nuestros colegios;

la que hace posible que se derrita nuestros pequeños o grandes bloques de hielos.

¡Sigue Tellista adelante! en la naviera que se dirige a buen puerto

sigue el Norte y descubrirás a tu lado ¡ese cuarto Compañero!

FILOTEA

 (HMMI)

                               Salamanca 29 y 30 de Noviembre de 2013