EL HOMBRE SE CONVIRTIÓ EN SER VIVO

EL HOMBRE SE CONVIRTIÓ EN SER VIVO

(Gen 2, 7-9; Rom 5, 12 – 19; Mt 4, 1 – 11)

            El hombre fue modelado de arcilla:Diciendo_si_a_Dios

arcilla que en las manos se movía,

arcilla que crecía hacia abajo y hacia arriba,

arcilla que no respiraba ni tenía vida,

arcilla que necesitaba al río del agua viva,

el agua que la acariciaba y la unía,

las manos que la formaban a su medida,

manos que la protegían,

manos de las cuales la arcilla hablaría,

manos que recreaban lo que en su interior había.

Había dentro de sí una gran maravilla,

había una gran armonía,

había misterio más allá de los días,

había permanencia infinita

y todo eso en el hombre modelado de arcilla.

Arcilla en cuyo interior lo mismo vivirían:

vivirían la arcilla del norte, del sur, de oriente y occidente iguales sufrirían,

arcilla del este y del oeste lo mismo verían,

la arcilla de la cual sentimientos saldrían,

arcilla que goza a la vez que reía,

arcilla humilde por las veces que caía,

arcilla ojalá con mirada profunda al igual que sencilla.

Y llegó el momento de la paz y del día,

llegó el momento en que el Señor nuestro Dios soplaría

y derramó su aliento, el aliento de vida,

el Espíritu que al ser humano siempre le guiaría,

el Espíritu que a la arcilla su figura movería:

movería su inteligencia que a las manos y a los pies acciones dictaría,

movería su voluntad para que la felicidad buscara en cada esquina;

movería su corazón para llenar sus palabras del amor que al mundo animaría,

movería al espíritu para ser uno con Él en el fango y en la cima.

Es el aliento que al hombre lo convirtió en ser vivo, en germen de buena semilla.

Semilla que se humilla porque se siente querida,

semilla que se sabe pequeña pero a la vez muy rica,

semilla que germina hacia dentro buscando la raíz y el agua de la vida,

buscando y estudiando la Palabra Divina;

la Palabra que da sentido a sus noches y a sus días,

Palabra que da sentido en la abundancia al igual que en la sequía;

Palabra que da sentido en la riqueza y en la agonía,

Palabra viva, Palabra que habla en la soledad y cuando estás perdida,

porque Ella es la Palabra que nos guía.

Nos habla desde el Génesis, en los Profetas y en el Nuevo Testamento con el Hijo que quería,

nos habla de Luz, de Palabra, de encarnación y de Vida infinita;MªBRIZ_PAISAJE_1

nos habla de aliento, de suavidad y de brisa,

nos habla de mensajeros que van por las colinas,

y de desiertos donde renovamos la alianza y el amor que confía,

nos habla de tentaciones y también de cómo combatirlas,

de cómo combatirlas el hombre nacido de la arcilla.

Hombre que ha de responder por sus obras y sus palabras dichas,

ha de responder por las oportunidades cogidas,

y también por aquellas oportunidades perdidas.

Sí, hombre de arcilla,

sí, hombre con vida,

hombre de experiencia y de mirada limpia;

y al hombre que manipula las pruebas obtenidas,

hombres que escondéis sin escrúpulos las heridas,

y hombres que sanáis el dolor de las víctimas.

Hombres de caricias

y hombres que engañáis a la inocencia y a la ingenuidad de los niños y las niñas,

hombres de manos perdidas

o de aquellos que levantan siempre de las caídas,

hombres sin piedad y de los que la misericordia la tienen grabadas en su retina;

hombres de la miseria o de la sabiduría,

hombres de la serpiente o de la Palabra Divina.

Hombres de la dicha y de la sonrisa,

de aquellos que viven el susurro del amor que se desliza;

del amor que sella la experiencia que  mueve los pasos que camina,

hombre de barro, hombre de arcilla.

Hombres de graves destrucciones y de grandes maravillas,

Hombres paralizados y hombres que respiran,

Hombres de las noches y hombres de los días,

Hombres de la oscuridad y hombres de la sinceridad más limpia.

Hombres modelados por las manos divinas,

¿Cómo puedes vivir en contra de la belleza que configuró tu interior cuando te construía?,

¿cómo has querido romper los lazos que te unían?.

No lo entiendo hombre de arcilla,

aunque voy descubriendo lo fácil que es la mentira,

lo fácil que es dar la información partida,

lo fácil que sale a la luz la idea preconcebida,

lo fácil que es maltratar al que se humillas;

a aquel que se disculpa cuando descubre la herida,

qué fácil es creer a nuestra hija y todo lo que ella diga.

Que rápido salta nuestro orgullo porque nuestra vanidad se siente ofendida.

¡Qué pena hombre de arcilla!,

¡qué pena que tengas guardado cosas que ni contigo iban!,

cosas que destruyen la convivencia vecina.

Y seguimos con una mirada equívoca,

miradas que deforman lo que pasan estos días.

¿Por qué hombre de barro, hombre de arcilla?.

Hombre que has recibido en plenitud la vida.

No dejes que la muerte se propague en tu familia;

no dejes que la muerte corte la gracia recibida

y déjate inundar del don gratuito de la amnistía,

gracia que nos llevará a la Vida,

Vida que es Jesucristo, el Hijo encarnado del Padre, con quien Él nos bendecía:

el Hijo de la justicia,

el Hijo que entrega por nosotros su vida,

el Hijo que se dona como el río del agua viva,

el agua que acaricia la arcilla,

Él es el agua que nos unía,

es la sangre que en nuestras venas recorría,

Él es nuestra Eucaristía,

Él es quien ha elevado del suelo a la arcilla,

Él es nuestra misma vida,

El que separa la muerte, la destrucción, la ruptura y la envidia,

Es el que arranca la cizaña cuando está crecida.

Él es quien vence y nos eleva hasta sus mismas mejillas.

Él es el Dios que nos acompaña y perpetuamente nos cuida.

Bendito el Dios que modeló nuestra arcilla,

bendito el Dios que nos ha dado, nos da y nos dará la Vida,

el Dios que nos formó con lo que en su interior había,

el Dios que con sus manos siempre nos protegería.

Bendito el Dios Trinidad que en su seno nos cobija.

 

Madrid   9 – 03 – 2014

Mª Elena Hernández Gonzálezjesus-manos_VIDA

EL ALCOHOL ARRUINÓ MI VIDA, PERO ESTOY SALVANDO MI AMOR

Dios_arreglalotodo_maltratoEL ALCOHOL ARRUINÓ MI VIDA,

PERO ESTOY SALVANDO MI AMOR

 

No sé cómo esto en mi vida empezó.

Me resulta muy difícil esta confesión,

quizás porque muchas veces no me la he creído yo,

porque sólo al presente le presto atención,

pues he llegado al punto de ir en contra de mí mismo amor.

Todavía tengo la herida abierta en mi corazón,

todavía me resuenan las palabras que mi boca emitió,

todavía está presente aquel agresivo empujón,

aquel momento que golpee al amor.

Y lo más grave es que no sé cuándo esto empezó,

lo que sé es que el alcohol lleva conmigo muchos más años que treinta y dos.

Cuando era adolescente las copas eran parte de mi diversión,

las salidas por las noches en más de una ocasión,

la moto con la que corría cualquier calle o rincón,

cualquier momento lo vivía con una gran expectación.

Momentos que me decían; no te preocupes, tú tienes el control,

y seguía sin pautas y ninguna negación,

seguía dando riendas sueltas buscando más experiencias con ese mismo color,

y por desgracia hasta la fecha porque nunca he sido capaz de pronunciarme un no.

Y sigo bebiendo con personas que creo que tienen esta misma situación,

persona que nos perjudicamos los dos,

porque no escuchamos a los seres que nos quieren y están a nuestro alrededor,

no escuchamos porque es más fácil mantenernos con nuestro cerrazón.

Tenemos tal coraza que nadie puede tocar nuestro débil y pobre corazón.

Nadie debe saber lo inferior que me siento y veo yo,

nadie debe imaginar, ni ver mis lágrimas cuando solo me encuentro en mi garaje o en mi habitación.

¿Qué van a pensar de mí mis hijos y mi mujer si les declaro lo angustiado que estoy?.

No. No pueden saberlo y una vez más bebo y por desgracia vuelvo a ser el centro de atención.

De madrugada he tenido que llamar por teléfono porque en la cuneta mi cuerpo cayó,

y junto a la caída blasfemo contra Dios.

Y claro está, le pido continuamente a Él una explicación,

pues en ese momento pienso que nunca me ha ayudado aunque sí le he pedido perdón.

Perdón que nunca le he pedido a mi fiel amor,

perdón que nunca he pronunciado a mi familia contra la cual hoy estoy.

¡Cuán débil me siento y cuán rápido late mi corazón!,

corazón que me da señales para que cambie en mi interior,

me da señales para que pueda existir la convivencia a mi alrededor,

corazón que me está dando una nueva oportunidad y que aprovechándola no estoy.

¡Cuántos momentos me ha ofrecido la vida para salir de esta amarga situación!.

Pero me veo sin fuerzas y no quiero caer en la humillación.

Y yo te digo querido amigo, compañero o vecino: ¡Cuán equivocado vives y estás perdiendo a tu familia como una bomba de reloj!

¡Cuántas heridas estás dejando en las personas que te tenían como su primer valor!,

¡cuántos sufrimientos estas acarreando a tu alrededor!

Y no te das cuenta que lo estás perdiendo todo, incluida la esperanza que te llevó al amor.

Tú eres el más perjudicado a día de hoy,

porque estás llevando tu vida a la misma destrucción.10007678

¡Si en verdad quisieras tener paz en tu interior!,

¡si en verdad quisieras vivir el amor!,

¡si en verdad quisieras sanarte y salir de esa tristeza que hunde tu hogar, el que hace tantos años que tu ilusión formó!

¡si en verdad quisieras intentarlo y pusieras en marcha los sueños que jamás tu boca pronunció!.

Hoy estás a tiempo porque aun la muerte a tu puerta no llamó,

hoy estas a tiempo porque a pesar de conducir con una tasa mayor de alcohol tu coche a nadie atropelló,

hoy estás a tiempo porque tú puedes andar sin haber sufrido ninguna operación,

hoy estás a tiempo, pero ten cuidado porque estás a punto de  romper el hilo que te queda de una fuerte y gran admiración,

hoy estás a tiempo, pero creo que si sigues así: llegarás a estar solo, en la cuneta o en un sitio peor,

estarás lamentando no haber aprovechado esa última ocasión.

Pon, por favor, remedio, pide ayuda, no consumas más alcohol:

Ni para celebrar cumpleaños o encuentros con “amigos” o para olvidar los problemas que la vida te acarreó.

No consumas más alcohol, lo puedes sustituir por trabajos o cosas que construyan tu vida mejor.

Salva querido amigo, compañero o vecino  tu vida, porque ella es tu valor,

sana tu mente de tantos pensamientos inciertos que amenazan tu mundo interior.

No es fácil sustituir la bebida por un refresco o una bonita canción,caminando juntos

no es fácil creer en la persona que está a tu lado cuando crees de ella lo peor,

no es fácil escuchar la voz sincera de quien contigo se casó,

no es fácil pedir ayuda y abandonar el alcohol,

no, no es fácil porque tantos años lo has tenido por compañero de calles, de bares, en el coche e incluso has tenido con él continua conversación.

Sé que eres una gran persona pues siempre has respetado a los demás cuando he estado presente yo,

sé que eres un gran trabajador,

eres servicial y generoso ya que siempre nos ofreces tu casa para cualquier reunión,

siempre te has portado muy bien conmigo y es algo que valoro de todo corazón.

Querido amigo, compañero o vecino  perdóname por compartir contigo este pequeño y a la vez grande dolor.

Es que no quiero que te pase como algunas personas que conozco yo.

Espero que nunca me dejes de hablar por lo que estás leyendo hoy:

ya que creo que es posible que recuperes tu dignidad de persona, la que el alcohol te quitó,

creo en la fuerza que hay en tu interior:

fuerza que tú ignoras porque nunca le has prestado atención,beso-dios-L-o0zGsO[1]

creo firmemente en el Espíritu del Dios que alguna vez has experimentado en las súplicas de tu oración.

Creo amigo, compañero o vecino que la libertad es posible y que aún tienes tiempo para que a tu lado se quede el amor,

creo que es posible ese cambio cuando empieces a creer en las palabras que te dice quien un hogar contigo formó,

creo que tú mismo puedes descubrir los milagros que hay a tu alrededor:

una sonrisa, una palabra e incluso una pequeña flor,

un café, un plato de comida y la ropa limpia en tu cajón,

unos zapatos, unos calcetines o el mismo pantalón que tienes hoy,

todo habla de detalles que se desvive el amor,

también una simple llamada preguntándote ¿vienes a comer o cómo yo?.

¡Cuántos detalles que se nos escapan pensando que los otros quieren tener el control!,

¡cuántas malas pasadas y subidas de tono sin razón!,

¡cuán ciegos por la vida vamos tú y también yo!.

Ojalá querido amigo, compañero o vecino  que mi sincera confesión

te  ayude a dar gracias continuas por poder levantarte y trabajar desde que hay luz hasta que se pone el sol,

ojalá des continuas gracias por escuchar su voz,

ojalá des continuas gracias al Dios que cada día y cada noche cree en ti y sus dones también te regaló.

Agradece al levantarte, al andar, al ducharte sintiendo el agua que te limpia con ternura y con amor;

agradece a tus hijos cuantos desvelos han vivido por ti y pídeles perdón.

Porque el perdón sanas las heridas que el alcohol marcó,

porque un hombre es grande cuando reconoce su fallo, su pecado y también su error.

No hay amor más grande que aquel que por el bien y la unidad se sacrificó,

aquel que fue capaz de vencer la vergüenza, el miedo y el rencor.

No hay amor más grande que aquel que limpia y sana la herida que en el corazón y en la vida inocente un día dejó el alcohol.

Tú puedes querido amigo, compañero o vecino  porque Dios contigo y con tu familia se quedó.

Que María te cubra con el calor de su manto y te sostenga en toda ocasión.madre_amorosa

Concédele Madre la mirada que cambie su mente, sus palabras, sus actos y corazón

sostenle con tus manos en cada intento que hace por mantener el amor,

por mantener la Familia que día a día, mes tras mes y año por año fue formando con esfuerzo, dedicación, diálogo y entrega generosa con todo su corazón.

Bendíceles Madrecita de las Nieves y has que se cure para construir la Familia que siempre deseó y soñó.

Es posible querido amigo, compañero o vecino, es posible porque tienes la vida entre tus manos para cuidarla, al igual que el amor;

es posible porque tú y yo creemos en el mismo Dios.

Animo y adelante haz caso a lo que te dicta tu noble y humilde corazón,

déjate guiar por el verdadero amor.

Gracias por escucharme y dedicarme tu tiempo, gracias por las veces que has sido bueno, generoso y atento con los que están contigo, gracias, muchas gracias de todo corazón.

 

En Madrid a 4 de marzo de 2014