LA EXPERIENCIA DE MI NIÑA

LA EXPERIENCIA DE MI NIÑApaisaje_nuur

 

Día de fiesta y a mi niña le duele la barriga,

tiene fiebre y a mi marido y a mí nos deja el alma intranquila,

decidimos llevarla a la Paz donde nada más llegar fue atendida,

parecía algo sin importancia hasta que decidieron hacerle una analítica.

La pincharon una vez, otra y otra  más muy seguidas

y ya nos llamaron para comunicarnos la noticia.

La verdad es que en ese momento pensé que me caía,

porque no concordaba con lo que yo veía.

Veía vitalidad y una niña llena de vida,

niña totalmente expresiva,

contenta y juguetona todos los días.

Así que me costó encajar lo que mis oídos oían,

nos costó encajar lo que los médicos nos decían.

Tragué muchas lágrimas sin saber como de la consulta saldría,

porque ni siquiera sabía formular lo que quería

hasta que el médico nos fue explicando lo que sucedería.

Estará en la planta de oncología,

y luego será un tratamiento que dos años más o menos dudaría.

En medio de todo noté como la esperanza dentro de mí nacía.

Y comentamos la familia como viviríamos cada día

como nuestro sueño no será a largo plazo sino cada momentos que nuestros ojos la veían,

porque nuestro sueño era ella misma,

nuestra esperanza es como ella lucharía.

Así que pensé: nos necesita fuertes con nuestras manos y las suyas entretejidas,

manos que desprendan calor y acogida,corazon_en_las_manos

manos que desprendan la certeza de la vida;

voz que pronuncia la confianza en su hija,

voz acompañada de una dulce sonrisa,

mirada que le da seguridad mientras nos mira.

Hoy nos damos cuenta que estamos pasando por una experiencia que antes  nunca imaginaría,

y descubrimos una fuerza interior que no sabíamos que existía,

y que más íntimamente a nuestras vidas unía.

Al principio llegué a pensar que a mi hija perdería

pero ahora vemos que puede ser una gracia divina

porque estamos descubriendo la riqueza de ser una auténtica familia.

Creemos en la vida

y en la fuerza porque en medio del dolor nos da la mano y ella misma nos anima

y nos hace dibujos que nos evocan sonrisas

pues en ellos está su profesora Leticia.

Profesora a la que admira

y hará los deberes para que ella se los corrija.

¡Cuántas cosas maravillosas estamos viendo en nuestra hija!,

¡cuántas cosas maravillosas que me tienen sorprendida!.

Y habla y habla casi sin medida,

y  nos pregunta por su hermana querida,

nos pregunta por ella cada día.

Creo en la vidamontañas_Nuur

y en la belleza de la naturaleza infinita.

Creo en el misterio que hace presente la existencia divina,

pues recuerdo como se iba formando dentro de mí en cada ecografía,

creo que cada ser humano posee una fuerza interior llena de energía,

llena de vitalidad que nos guía,

vitalidad que nos hace luchar y levantar nuestra estima,

vitalidad que tenemos dentro de nosotros y en quienes nos cobijan.

Creo en el amor que tiene nuestra hija

y en el valor con que afronta cada instante de su vida.

Derrama Señor nuestro, la paz que necesita,

derrama sobre nosotros la alegría que ella misma aspira;

la alegría que necesita ver cuando alguien la acaricia,

sigue derramando sobre ella la fuerza y la vida,

la vida que será para otros experiencia de esperanza y de unidad para toda la familia.

Gracias Dios bueno porque creemos que estás a nuestro lado bendiciendo nuestras vidas,

sosteniendo la fe que recibí desde niña,

gracias por todas las personas que están con nosotros y a todas las que nos animan.

Bendigo a Dios continuamente por mis hijas,

por el misterio que es dar a luz a la vida,manos_de_luz_Nuur

y mantener la fe, la esperanza y el amor bien arriba,

mantener el corazón sosteniendo a mis personas queridas.

 

Sor Mª Elena Hernández González

Madrid 11 – 05 – 2014