ADELANTE POR LOS SUEÑOS QUE AÚN NOS QUEDAN

97432040[1]ADELANTE POR LOS SUEÑOS QUE AÚN NOS QUEDAN

Nos quedan muchos sueños, los de ayer, los de hoy y los de siempre.

   Sueños que recorren nuestras mentes,

sueños forjados con nuestras gentes,

compañeros de camino, de la escuela y muchas veces de la suerte.

Sueños adquiridos por ADELANTES frecuentes,

por aquellos que nos mantienen presentes,

por aquellos que levantan nuestro ser y nos mantienen alegres,

sueños sostenidos y hechos realidad por esa persona que en nosotros cree.

Y yo he creído en vosotros, en cada uno, muchas veces con una realidad sufriente,

yo he creído y creo en cada uno y en el grupo que celebra esta fiesta tan ardiente:

Ardiente en emociones y en palabras sinceras nacidas de unos buenos días y de miradas sonrientes,bebe[1]

nacidas de unas cartas enviadas desde el corazón creyente

con frío o con calor, de día o de noche o con nuestro sol de frente.

Gracias a cada uno por hacer realidad mi sueños pues sin ayuda los milagros no hubiesen estado presentes,

milagros que han levantado la ilusión ausente,

la esperanza perdida por realidades sufrientes,

sueños heridos por fracasos permanentes

pero como os he dicho una y mil veces solo fracasa el que se rinde y abandona la batalla en el frente,

porque todo intento ya es un éxito siempre,niño-y-gato_n[1]

aunque el resultado no alcance la satisfacción eminente.

Alumnos, profesores y familiares presentes,

cuanto bien consigue un corazón creyente,

creyente en la providencia que guía y acompaña nuestra suerte,

providencia que vela y levanta al que más débil se siente.

Me encantaría que cada uno escuchara dentro de sí su nombre para deciros: notable o sobresaliente,

porque esa es la nota que os he puesto como personas creyentes.

Creyentes en la vida, en los sueños, en el hoy y el para siempre,

creyentes en la familia con sus fallos pero con corazones ardientes,

creyentes en las oportunidades que hacen y harán crecer los valores que vuestras religiosas y profesores os sembraron en el ser y en la mente,

creyentes en el Dios Trinidad que os bendice continuamente,las manos de dios[1]

creyentes en Madre Matilde, María Briz carisma que os sostiene,

creyentes en San José que os cuida en el patio, en los pasillos, en las aulas, en la calle cuando andas o cuando duermes

y creyente en la Madre de la Iglesia que sus manos hacia cada uno tiende.

Adelante, siempre Adelante por los sueños que aún nos quedan, por los de ayer, los de hoy y los de siempre.

Un cariñoso abrazó muy fuerte para cada uno lleno de bendiciones del Dios Providente.

Gracias, siempre gracias.

Venezuela, 16/06/2015

Desde el hospital y la Capilla.

Anuncios

MARÍA, MADRE DE NUESTRA ESPERANAZA

MARÍA, MADRE DE NUESTRA ESPERANZA.IMG-20150804-WA0005

Buenos días, buenas tardes o buenas noches porque no sé cuando escucharás mi oración.

No me es fácil escribir esta poesía de agradecimiento a la madre de Dios

porque mi mente necesita una profunda purificación

ya que me gustaría que al mundo entero llegara esta voz

y me imagino el aplauso por el que mi nombre quedará reservado entre algunas personas y mi Dios,

porque lo más hermoso es la humildad de corazón,

porque lo que soy y lo que tengo es puro don.

Y ahora comienzo con la gran belleza de nuestro Creador

belleza por sencillez y por acogida al pecador

al niño, a la niña y a todo el que de lejos o de cerca la saludó,

de cerca para sentir tu calor,

y de lejos cuando contemplo tu rosa ,tus manos y tu mirada de amor:

mirada que me lleva hasta tus pies y me presentas ante el Hijo que tu seno llevó.

¡Cuántas voces escucha tu corazón¡

¡Cuántas lágrimas tus manos enjugó¡

¡Cuántos secretos guardas en este rincón¡

Secretos de agradecimiento y secretos de dolor:

dolor por el hijo que se marchó,

dolor por el marido o la esposa que no llegó,

dolor por la enfermedad que nos separó,

y por no tener aquella dura conversación,

dolor por el trabajo que me explotó,

y por aquel que me despidió,

dolor por el sueño que se marchitó

y por la cosecha que no se multiplicó.

¡Cuántos secretos susurra la voz que el interior no expresó¡

¡Cuántos esfuerzos de superación¡.

Madre de nuestra Esperanza, Madre de nuestro Dios.

Pero en este Santuario no sólo las personas te presentamos nuestro dolor,

no sólo las paredes y  los bancos hablan de los momentos malos que la vida dejó,

no sólo hablan las paredes, los bancos sino también el exterior

y nos hablan los confesionarios de miles de reconciliación

reconciliación con uno mismo ,con la familia y con nuestro Dios.

¡Cuántas alabanzas han brotado y brotan de nuestro débil corazón¡

¡Cuántas manos alzadas pidiendo tu bendición¡.

¡Cuántos niños mandándote besitos volados cuando tu imagen pasó!

¡cuántos niños corriendo hacia el altar para ver a la Madre de Dios!,

¡cuánta limpieza, ingenuidad y belleza de nuestros niños cuando han hecho su Primera Comunión!,

¡cuánta sinceridad Madre al sacarte una foto con el móvil agradecidos de tu protección!

Madre de nuestra Esperanza no sólo cuando nos da el bajón,

Madre del sueño imposible que contigo se cumplió,

Madre de nuestra Esperanza, Madre de nuestra Salvación,

Madre de la unión que se rompió,

Madre de la sonrisa y de la paz interior

sigue bendiciendo a tus hijos e hijas en esta peregrinación,

sigue bendiciéndonos en las fiestas y en las promesas de todo corazón,

sigue acompañando nuestros pasos y también nuestra oración,

sigue educando nuestros ojos, nuestros oídos y las palabras que pronuncian nuestra voz,

sigue sosteniendo la llama de nuestra gran o débil ilusión,

sigue María, Madre mía avivando el bien que el Padre en nuestro interior sembró,

sigue sosteniendo Madre mi fe en esta gran comunión,

en la comunión con los hermanos y con el Hijo de Dios.

Sigue Madre cogiendo nuestras manos para vivir en la docilidad al Espíritu Santo que es el mismo Amor

y juntos contigo podamos proclamar: se alegra nuestro espíritu en Dios nuestro Salvador.

María de las Nieves, Madre en medio de este verdor,

en medio del barranco donde el hombre te imploró,

donde el pueblo pudo ver hecha realidad la súplica que te confió.

Te damos las gracias con nuestros hechos y también con nuestra humilde oración.

Queremos parecernos cada vez más a Ti en el perdón,

queremos soltar lo que ata nuestra mente, nuestras entrañas y a nuestra acción,

queremos ser libres para proclamar a los cuatro vientos que somos hijos e hijas del mismo Dios.

Somos tus hijos Madre de nuestro Señor:

Madre de los pequeños, de los pobres y de los limpios de corazón,

Madre del caminante y de aquel que no se puede levantar de su cama o de su sillón,

Madre del que tiene un hogar y de aquel que duerme en la calle sobre un cajón,

Madre del artista y de aquel que cree que no tiene ningún don,

Madre del expresivo y de aquellos que lo guardan todo en su interior,

Madre de aquellos que se saben libres y de los que se sienten explotados en un oscuro rincón,

Madre de los que están sanos y de aquellos que están enfermos y en el mundo del dolor,

Madre de los niños que gatean, de los que caminan y de los que se encuentran en gestación.

María de las Nieves coge nuestras ofrendas, nuestras gentes, nuestra isla y sigue manteniéndonos en tus manos, en tu mente y en tu corazón

donde está en Ti, el Dios Trinidad que te consagró

porque a nuestra isla te nos regaló.

Gracias por decir Sí María, Madre de la Esperanza, Madre de nuestro Salvador.

¡Viva la Virgen de las Nieves!

¡Viva la Madre de Dios!.

(La Palma 05 – 08 – 2015 Bajada y Subida de la Virgen )

LA VIDA SE HIZO VISIBLE

LA VIDA SE HIZO VISIBLE

(1ªJn 1, 1 – 10)

   Todo está lleno de la Vida  20

pero casi nadie lo sabía,

es verdad que el mundo y la humanidad existían

pero ¿quién se había preguntado por el Ser que les movía?.

Quizás el Ser les quedaba grande y tampoco lo intuían,

aunque sí sabían cómo sus cuerpos latían,

y cómo la naturaleza crecía,

y cómo los animales de las distintas especies corrían.

¡Qué gran maravilla!:

Los montes, las cascadas y cómo el sol salía,

y cómo las aves sus vuelos emprendían,

y cómo los peces también se sumergían.

Todo estaba impregnado de una gran armonía;

la combinación de los colores y con el azul el cielo nos bendecía.

Y una vez más el corazón con fuerza y con gozo latía,

y sentía el amor al igual que la caricia,

sentía el silencio y también la Palabra viva,

sentía la paz y como en su interior las cosas se movían,

cómo cuando pensaba, escuchaba o miraba variaba su sonrisa,

cómo muchas veces sus manos se encogían,

y como sus pies en el suelo se extendían,

y en ese instante el hombre se puso de rodillas

y experimentó la mano que lo cobija,

experimentó el aliento dándole la Vida

y sintió desde el suelo la protección divina

y el amor del Padre porque hijo le decía

y escuchaba en silencio sus  palabras disfrutando de su agradable compañía

porque Dios iba haciendo crecer en él la fe que le uniría.

Pero no todo el mundo fue capaz de comprender esta dicha

pues el hombre se llenó de rebeldía,

se llenó de competencia y envidia,

se llenó de una auto suficiencia mal entendida.

A pesar de todo Dios en el ser humano sigue creyendo y creía

y comprendía lo difícil que era creer sin la presencia física.

Y decidió hacer visible la Vida:

Vida que habla, siente, llora y camina,

Vida que goza, que sufre, que se cansa y se queda rendida,

Vida que duerme, que vela, que sostiene y que acaricia,

Vida que acompaña o se detiene si alguien lo necesita,

Vida que se hace presente cuando lo deseas y cuando te desvías,

Vida que te tiende la mano desde que estás en el vientre hasta que ya no respiras.

Vida que está siempre visible en todas las Eucaristías

y también en los tanatorios, en los hospitales y en las fiestas de familia,

Vida que nos colma del amor que del Padre Él recibía,

Vida siempre presente en las entrañas de la creación y de la humanidad misma.

Vida visible regalo del Dios Trinidad que nos ama, nos protege y nos guía,y

regalo para el hombre que con fe en este mundo camina,

regalo para los que creemos que Dios es la misma Vida.

Madrid  10- 5 – 15

EL CORAZÓN ES EL TEMPLO DEL SILENCIO, EL LUGAR DE CONTINUOS NACIMIENTOS

EL CORAZÓN ES EL TEMPLO DEL SILENCIO,

                           EL LUGAR DE CONTINUOS NACIMIENTOScorazon_en_las_manos

    Hoy comienzo con el desierto

y en él está un corazón abierto.

¡Qué ilusión porque estoy llena de deseos!,

estoy llena de sueños y mi alegre corazón está despierto:

y veo a los niños corriendo,

y escucho a las adolescentes expresando sus profundos sentimientos,

y hoy nuevamente estoy contento.

Contenta porque yo no soy los cambios de mis pensamientos,

contenta porque no soy la banalidad de mis impulsos pasajeros,

contenta porque no soy la división que a veces no muestro.

Yo soy la obra de unas Manos que convirtió el polvo en un instrumento,

la obra de Quien me habló cuando aún estaba lejos,

la obra de Quien sembró en mí el gran deseo.

Y abrió mi inteligencia, mi voluntad, mis sentimientos, todo mi ser cuando aún estaba dentro,

cuando todo surgía en el silencio,

cuando todos mis sentidos y  mi vida se preparaban y gozaban del encuentro,

donde empezaron los grandes nacimientos.

Y selló en mi corazón sus palabras: te llevaré al desierto

para que una vez más tomara consciencia de la voz que llevaba dentro,

y puso el interrogante que dirige mi sendero,

y sembró el interrogante que une búsqueda y caridad que conmueven mis anhelos,

y me ayuda a interrogar al que cada día me encuentro

y me ayuda a buscar juntos la paz y la armonía a quienes el dolor les ha llegado primero,

y nos hablamos al corazón con el mismo Evangelio.

Y al final del día sentada a tus pies analizo mis manos y en ella pongo las acciones que han realizado con los de cerca y con los de lejos,

en ellas aparecen el amor sincero

y también cuando el corazón no concordaba con los hechos.

Y fluye en mi interior una única oración que es mi único deseo:

sentir, pensar, ver y escuchar como tú mi Dios que me elegiste primero,

actuar con tus mismos sentimientos.

Sí, mi Dios, Maestro del deseo.

¡Qué gozo es sembrar de esperanza y de preguntas cuando la respuesta siempre la encontrarán dentro!

cuando la vida la llevan escondida en su mismo cuerpo,

donde la felicidad más que un polvo que se esfuma permanecerá en el tiempo,

donde el encuentro y la comunión son también realidad y frutos del deseo.

¡Qué gozo buscarte en la Palabra y a la vez en el silencio,

buscarte fuera y también dentro,

buscarte en la soledad igual que en las reuniones, en las clases y paseos,

buscarte en las gentes y en sus corazones sinceros,

buscarte en la pequeñez y en la pobreza de aquellos que nos dicen que no tienen comida ni dinero,

buscarte en las risas de los niños y en sus juegos,

encontrarte en aquel que no deja de llamar la atención para que le dedique un momento

o en aquel que se queja para que le regale un beso.

¡Qué gozo que mi corazón es templo del Silencio!,

¡qué gozo porque en mi corazón siempre hay continuos nacimientos!,

¡qué gozo ser de Dios su templo!,

lugar donde el mismo Dios Trinidad me regala su deseo,

donde La Providencia derrama su amor en cada uno de mis dedos,

donde La Providencia ha grabado en mis labios un continuo agradecimiento,

donde mis ojos comprueban cada día como el Padre sale a mi encuentro,

como el Hijo acompaña mi sendero

y como el Espíritu llena mi ser de su amor y de su fuego.

¡Qué gozo ser la hija de un Alfarero,

del Dios que es siempre nuevo,

del Dios que es principio, continuidad y eterno.

El Dios que me pregunta: ¿Qué buscas?, y yo le contesto:

Habitar y dar a conocer tu Reino,

es decir, Señor: regalar a los hombres lo que Tú me haces vivir y experimentar por dentro;

la libertad, la paz y la felicidad de sentirme habitada siempre y en cualquier momento.

Bendito eres mi Señor por regalarme a María como Madre, Maestra y Modelo.

Bendito eres Creador y Dador de todo el universo.

Madrid 28 – 02 – 15