¿QUÉ LE PASA A NUESTRA CASA?

¿QUÉ LE PASA A NUESTRA CASA?

            Me pregunto en silencio por mi casa,

me pregunto con frecuencia por mi amada:HOMBRE MALTRATADO

mujer llena de esmeraldas,

mujer que todo lo que me pedía se lo daba.

Le regalaba siempre las entradas,

entradas para cualquier tipo de deporte y cualquier concierto que ella deseaba,

daba igual donde fuera dentro o lejos de España.

Mujer siempre engalanada

pero sin saber cómo ni por qué cuando hablaba con ella su cara cambiaba,

cambiaba su tono de voz y también su mirada,

ya no era la persona que junto a mí dialogaba.

Se me había convertido en una extraña

pero aún así yo la adoraba,

adoraba su perfume cuando en la cama se acostaba,

adoraba como su pelo se peinaba

a pesar de sentirme una persona humillada.

Su voz continuamente era una trampa

pues un sí hoy era un no mañana.

Un no convertido en una espada

porque con cada una de sus palabras me maltrataba.-mujer-joven-gritando-en-el-hombre-aislado-en-blanco

Yo, que siempre la había querido y cada segundo de mi vida la mimaba.

Recuerdo entre muchas una conversación en la cama:

Venía cansado de toda mi jornada,

el día fue complejo porque nada encajaba,

tuve problemas a la entrada,

al igual que en la salida y a media mañana.

Nunca había deseado tanto llegar a mi casa,

por lo menos para estirar los pies, escuchar un poco de música y comerme un sándwich o una empanada,

darme una ducha y abrazar a mi amada.

Sin embargo todo empezó al abrir la puerta y llamarla,

fue como prender toda mi casa en llamas.

Todo eran quejas incluso lo que siempre ella me alababa,

nada había limpio y poco a poco ella me acorralaba

y por más que le decía, no escuchaba

cuanto más suave le hablaba más me gritaba

por lo que decidí callarme e irme a la cama

y estando allí empezó a decirme lo que nunca pensé que pronunciara.

Era como un iceberg que me aplastaba,

pues iba rompiendo todo lo que yo amaba,

se burlaba de mis risas o de cuando solo cantaba,

se burlaba de lo que escribía diciéndome que eso no servía para nada,

se burlaba de cuando yo le había regalado la pulsera de esmeraldas.

Y yo sin respirar me tragaba cada una de mis lágrimas

porque eran todos los cimientos donde había sostenido nuestra casa.

Se reía de todos los detalles con que yo la mimaba.

Momento en el cual perdí toda mi fe y mi esperanza,

momento en el cual desee que me enterraran,

momentos que jamás podrá olvidar mi mirada.

Y empecé a suplicar a Dios que por favor me escuchara,Dios_arreglalotodo_acompañando

solo sabía pedirle que sanara mi pobre alma,

que me diera algo de luz para saber que pasaba.

No sé cuantas veces pronuncié tu nombre Señor para que no me ahogara,

nombre tatuado en la pared, en la lámpara, en las zapatillas y también en la almohada

nombre que pronunciaba mi respiración y cuando se abría y cerraba mi palma.

Dame Señor por favor una casa,

dame Señor, una nueva familia para poder entregar todo el amor que me falta,

dame Señor esa estrella que de noche y de día pueda guiar y mantener mi esperanza.

Sana Señor el corazón de toda aquella persona que se siente maltratada,

sana Señor el corazón de quien destroza su familia, su hogar y a la persona que le ama.

Sana Señor nuestro ser, nuestra vida y todas nuestras entrañas.

Y ayúdame a perdonar lo que no puede olvidar mi mirada,

ayúdame a perdonar a la que muchas veces que la señora de mi casa,

la señora que le entregué mi vida, mi luz, mi sonrisa y el sueño que siempre me levantaba.

Ayúdame Señor a construir de nuevo mi casa,

la casa acogedora que levante a todo aquel que se sienta maltratado o maltratada,

a todos los que aún esperan porque su no se apaga

y también a esos que han perdido todo tipo de esperanza.

Para ellos Señor te pido que derrames sobre cada uno tu amor, tu bendición y tu gracia.

Mantén abiertos Señor mi corazón, mi mente y también mi mirada,

mantén abiertas Señor todo mi ser y mi alma

para que mi experiencia sea para todos bálsamo en sus heridas y sanación de sus entrañas.

Mantén Señor mi vida en tu servicio y en una continua gracias.

Gracias por todo, incluso por esas noches amargas,

gracias porque ahí te encontré, te encontré cuando yo más te necesitaba.

Gracias por ser mi Compañero en la construcción de esta mi nueva casa.

Mª Elena Hernández González

                 Madrid 13 – 11 – 15ACOGIDA1

LEVÁNTATE Y ANDA PRINCESA QUE NO ENSEÑAS TU CARA

                            LEVÁNTATE Y ANDA

PRINCESA QUE NO ENSEÑAS TU CARAmujer-maltratada-nomasvg

    Me levanté una mañana y vi como mi vida se apagaba.

Se apagaba porque en la primera vez que amanecí con mi cara marcada.

Me sentía fatal y caían mis lágrimas.

Lágrimas de dolor mezcladas con lágrimas llenas de rabia.

Y continuamente me preguntaba: ¿Por qué esto a mí me pasa?

Había leído, escuchado y visto en la tele pero era muy lejos de mi casa

Y volví a preguntarme: ¿quién era ese hombre que comparte mi cama?

Hombre que pensé que conocía mejor de mi mano la palma,

hombre con quien había la fe mi esperanza.

Persona a quien había entregado mi vida y las metas alcanzada.

Y recuerdo después de aquella primera mañana, primer día, cada mañana

mañanas cada vez más oscuras y llenas de nostalgias,

mañanas que no podía levantarme porque la misma tristeza me enterraba,

mañanas con gafas de sol, aunque el sol no alumbraba.

Y me preguntaba una vez más el por qué esto en el mundo pasa.

Hombres que por la calle andan.

Hombres o mejor dicho individuos que maltratan.

¿Por qué existen en el mundo personas que humillan para ellos sentirse galardonadas?

¿Por qué si nadie nace maltratador o maltratadora en nuestros hogares andan?

Señor, Tú que siempre me acompañas, Tú que has levantado mi ser junto con mi mirada,orar

Tú que me has enseñado que no todos son iguales porque algunos en verdad si levantan mi esperanza,

Tú que has puesto en mi camino personas que me ayudan a mostrar mi cara, esta cara tantas veces escondida y muchas avergonzada.

Tú, que has hecho posible que al mostrar mi cara mi dignidad se levanta.

Tú, que siempre nos acompañas.

Que no existan Señor en nuestras aulas,

que no existan niños ni niñas, adolescentes ni jóvenes que maltratan,

que no existan profesores, padres y alumnos estas persona en nuestras aulas

compartiendo a nuestro lado los conocimientos, los valores, la libertad y la dignidad que nos salva.

Que quien esté a nuestro lado siempre nos levante la cara

nos limpie las heridas y toda posible lágrima

y que juntos unamos nuestras manos para decirnos GRACIAS.

Gracias porque tú y yo no somos rivales sino que nos complementamos cada año, cada mes, cada día, cada noche y cada mañana.

Gracias Jesús porque siempre nos acompañas.20-JESUS-FORMACION-images

Mª Elena Hernández González

Madrid 8 – 11 – 15

EL SUEÑO REALIZADO DE DIOS TIENE NOMBRE

EL SUEÑO REALIZADO DE DIOSInmaculada

 TIENE NOMBRE

         ¿Puede Dios tener un sueño?

O ¿todo Él en sí es el sueño?

Dios no es un sueño, ni una idea o teoría inventada por un experto,

Dios no desaparece ni tampoco al despertar se va lejos,

Dios es Alguien muy cercano y concreto,

no es algo que se borra o se marcha como el viento,

no es alguien que pasa a nuestro lado y nos dice: si te vi no me acuerdo,

no es tampoco un pregonero

como hacen nuestros niños cuando vamos llegando a clase y están haciendo algo incorrecto.

Dios no es un sueño aunque sí ha pensado en uno de ellos.

Él tiene un sueño perfecto.

Un sueño que no sobresalta ni te deja angustiado por dentro,

no es como cuando nos pasamos la noche corriendo,

no es tampoco un sueño frustrante por no poder volver a tenerlo.

Es un sueño sostenido con sumo respeto,

está mezclado de temor por si acaso se escape de los dedos,

es como una rúbrica dibujada con colores eternos,

colores entre los cuales está el azul cielo,

y el blanco de pureza, transparente y verdadero.

Está resplandeciente como el sol mañanero,

como la tarde que tiende su manto en el cielo con los colores más bellos.

Ese sueño tiene un nombre, nombre de mujer porque vida lleva dentro,

nombre de sonrisa, de Mesías, de Salvador y de tierno,

nombre dulce, de sencillez, de prontitud y de la palabra que los bebés pronuncian primero.

Tiene nombre de estrella, de guía y de compañero.

María, Tú eres de Dios el sueño,

el sueño hecho presencia, tangible al igual que pequeño,

eres con quien todos podemos contar porque andas nuestros mismos senderos,

eres la voz de la esperanza y quien mantiene viva nuestras entrega y nuestro esfuerzo,

eres el Sí generoso del pasado, del presente, del futuro y de lo eterno.

Eres Madre, Inmaculada por acoger al Dios humano, visible y fraterno.

El sueño realizado de Dios tiene nombre: Mamá(Imma en Arameo) por ser lo primero que mis labios al hablar dijeron.

Contigo María nos vino la Luz a todo el universo.

Gracias Madre por hacer posible y real de Dios su sueño.

Gracias porque a tu lado también puede ser palpable  la vida y el amor que todos llevamos dentro.

El sueño de Dios tiene nombre, un nombre entrañablemente humilde, fiel, amigo y materno.

María, Hija del Padre, Esposa del Espíritu, Madre de Dios Hijo y también de nosotros, Madre de la Misericordia, mostrada en el Dios compasivo y eterno.

Madrid 07- 12 – 2015

         Mª Elena Hernández Gonzálezmaria-Reina-114