VOLVEMOS AL PRINCIPIO,PORQUE EN EL PRINCIPIO LA PALABRA ERA DIOS

VOLVEMOS AL PRINCIPIO PORQUE EN EL PRINCIPIO LA PALABRA ERA DIOS

      En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios.Estrella

¿Qué más podemos pedir en el día de hoy?

Terminamos un año en el cual cada segundo hemos estado acompañados,21-JESUS-FORMACION-images

acompañados de la Palabra, de su luz y de aquellos que han estado a nuestro lado orientándonos,

personas que han caminado junto a nosotros  y nos han escuchado,

hombres y mujeres que nos han tendido su mano,

y también a quienes nosotros hemos ayudado.

Es una noche de acción de gracias porque el ayer, ya es un pasado,

porque hoy podemos contarlo,

podemos contar cada una de las experiencias que nos han enseñado,

momentos que hemos estado en el suelo y momentos que nos hemos levantado,

momentos de viajes cortos y también de viajes largos,

momentos con luz y momentos en los que hemos ido tanteando,

momentos de sonrisas y momentos de tristeza por los que se han marchado,

instantes de encuentros marcados en el calendario

y momentos contradictorios can alguna que otra chispa por no vivir coherentemente lo que habíamos profesado.

Esta noche es momento para nuevamente sentir y vivir el amor del principio cuando no veíamos obstáculos,

cuando la fe todo nos lo ponía claro,

cuando decidimos dar a Dios en nosotros su lugar y su espacio,

cuando nuestro sí se convirtió en casa, en hogar y en su Sagrario,

cuando nuestros ojos miraron más allá de aquellos que estaban a nuestro lado,

cuando nuestros oídos escucharon sus voces, sus necesidades y de los niños y personas sus llantos,

cuando la alegría impulsó nuestras palabras, acciones y pasos.

Hoy, ahora es el momento de seguir preparándonos

porque nuestros sueños los ponemos en tus manos,

porque también ponemos las heridas abiertas para que las vayas cerrando,

ponemos también los momentos que tenemos cautivados,

momentos que no queremos soltarlos,

situaciones negativas que hemos ido grabando.

Hoy nos damos cuenta del daño que nos vamos ocasionando

por eso queremos volver al principio donde la libertad impulsaba nuestros actos.

Noche de acción de gracias donde cada uva es un mes del año,

donde cada uva es un presente y un futuro sostenida en el pasado,

donde cada uva es resumen y desarrollo de las gracias que hemos dado,

donde cada uva es el perdón convertido en un escalón que nos lleva hacia lo alto,

uva, fruto de la viña de nuestro sudor, del esfuerzo, de la esperanza y de la entrega del trabajo,

racimo sostenido por el Dios que siempre nos va educando.

En el principio de  nuestra historia su voz la proclamaron nuestros labios,

mensaje que hemos ido sembrando,

Evangelio con el cual el Espíritu nos ha ido moldeando.

Fin de año y a Ti, Señor levantamos nuestro ser y nuestras manos,

manos abiertas para que puedas leer lo que los otros han dejado,

han dejado el calor de un abrazo,

han dejado un gracias por haberlos ayudado,

han dejado una sonrisa porque los hemos levantado,

han dejado sus lágrimas porque los hemos consolado,

han dejado su gesto humilde cuando los hemos tapado.

Lee Señor nuestras manos

lee también aquello en las cuales a veces nos hemos negado

y pon en ellas la unción para que este nuevo año no hagamos lo mismo que te estamos presentando.

¡Qué suerte tenemos con tenerte a nuestro lado!.

¡Qué suerte conocerte y que en nosotros te hayas fijado!,

¡Qué gozo sentirte como Amigo y como Hermano!

¡Cómo Compañero, Maestro y Amado,

como Señor, Salvador y poderte tener en nuestros humildes brazos!

Sigue Tellista adelante, Hija de María por todos los costados,

sigue haciendo de tu ser mi hogar hoy, mañana y también todo el año,

sigue siendo luz nueva porque con todo y con todos te has reconciliado,

sigue siendo dócil al Espíritu para que el sueño de Dios todos lo vayan palpando.

Sueño que es la Misericordia hacia el que pongo en tus manos

porque gracia tras gracias te voy regalando,

y déjate llenar de la suavidad, ternura y paciencia del Dios de tu sagrario,

déjate llenar de la veracidad del amor que proclaman sus labios,

déjate inundar de la paz de María por tener a Jesús en sus brazos,

dejémonos querer para poder querer al que nos mira y nos súplica que le demos un abrazo.

Niño de Belén te entregamos nuestra vida, vasija de todos los tamaños,

vasijas que ponemos en María nuestra Madre, Maestra que nos vaya modelando,

vasijas puestas a los pies de San José custodio de nuestra entrega y de todo lo que nos vaya llenando.

Ponemos en este instante nuestra respiración y nuestros latidos en el Dios Trinitario,

latidos, utopías y oración de cada segundo, minuto, horas, días, meses y años.

Ponemos en Nazaret la pasión de quien está eternamente enamorado,

de quien vive continuamente escuchando,

de quien ha salido de sí y sólo piensa en hacer el bien al hermano.

Que así sea como Matilde y María Briz también lo han deseado.

Os deseamos un feliz fin y principio de Año

desde la docilidad y el abandono en el Espíritu Santo.

Tú y yo vasijas de barros.

Madrid 31 de Diciembre de 2015

Anuncios

NIÑOS Y NIÑAS NO NACIDOS POR EL HAMBRE

NIÑOS Y NIÑAS NO NACIDOS ecografia_Dr._Wolfgang_Moroder[1]

POR EL HAMBRE

   Hoy día de la Campaña contra el Hambre he escuchado en la radio que hay miles de niños No Nacidos

y al escucharlo mi ser se ha estremecido,

mi rostro ha palidecido,

y todo mi cuerpo ha quedado herido.

Y me pregunto ¿cómo es posible que en el 2017 esto hace un minuto haya ocurrido?,

¿cómo es posible si nuestro mundo con alimentos ha sido bendecido?.

Y es que el hambre duele, decía una mujer que prefería morir por un tiro,

prefería morir por un tiro que no de hambre porque el dolor asfixia y deja a las personas sin sentido.

Niños y Niñas no nacidos,

Niños sin nombre y sin haber experimentado el abrazo de sus seres queridos,

Niños que sólo Dios puede entender el motivo,

motivo que no entra en sus planes divinos.

Madres con el alma y el corazón partidos,

niños que sí han sido deseados y queridos.

Que no exista, Señor, más hambre en los países vecinos,

que no existan los hombres que tienen su acción y pensamiento cautivos,

mejor dicho, Señor, que sí existan los hombres pero no sus gestos malditos,

sus gestos maldecidos por el poder del egoísmo,

por el poder de la ambición, del orgullo o del dinero sucio que mancha la dignidad del no nacido.

Que se abran los ojos Señor de quien debe llevar el alimento a esos sitios,

que se abra su mente para que ejecuten las decisiones por los buenos caminos,

que se abran sus manos, porque ellas sienten el fuego y el dolor que causa la falta de alimentos a quienes se los han prohibido.

Que no haya en nuestro mundo mujeres que mueren de hambre y con niños no nacidos,

que no haya niños sin los alimentos precisos,

que no haya seres humanos que impidan el crecimiento de todo ser engendrado o del ya nacido,

que no haya hombres y mujeres que piensen que son defensores cometiendo estos tipos de homicidio,

que no haya mente humana que pueda aguantar el dolor que sus malos gestos han producido.

Cambia Señor la mirada y las palabras que han hecho a estas personas monstruos en sí mismos,

cambia las experiencias que como gotas de agua han vivido,

cambia las bombas que destruyen los racimos,

cambia los cañones y fusiles que destruyen los puentes que nos mantenían unidos,

cambia nuestros puños cerrados por manos abiertas que den alimento y cobijo,

cambia nuestra manera de pensar creyendo que ese problema no va con él, con ella o conmigo.

Niño y Niña que nacer no has podido,

perdona nuestras injusticias por no haberlo impedido,

perdona las veces que hemos tirado la comida que no hemos querido,

perdona por sólo haber pensado en mí misma o en mí mismo.

Niña y niño sin nombres porque la luz no habéis visto,

perdona nuestro pecado por no caer en la cuenta de las consecuencias que mis actos han promovido.

Perdonadnos Hermanos de los países lejanos y también vecinos,

perdonad nuestra ignorancia, nuestros desconocimientos y nuestras omisiones hasta este momento preciso

porque a partir de ahora me comprometo a ser más consciente de mis actos sea o no sea por los demás visto.

Porque no quiero que por esta causa haya en este planeta más niños no nacidos,

no quiero que nadie muera de hambre si yo impedir, lo he podido,

por eso esta poesía a ti compañero, familiar, alumno o amigo yo te la envío

para que hagamos posible la vida de quienes se encuentran en el vientre de las mujeres que han podido y querido.

Tú, compañero y compañera de camino,

del camino que Jesús con nosotros está, estará y ha recorrido,

te invito también a acogerte de la mano de la Madre, la Madre que en su vientre ha llevado a Dios mismo,

Ella nos guiará y educará en esta gran misión y compromiso.

La misión de ayudar a nacer al no nacido,

ayudar a que toda madre pueda abrazar a sus hijos.

Madrid 12 – 2 – 17

Sor Mª Elena Hernández González

 

SÓLO QUIEN CREE EN LA PAZ LA OBTIENE

SÓLO QUIEN CREE EN LA PAZ
LA OBTIENE

   La pregunta que me surge ante este título es: ¿puede alguien vivir sin paz?.
Creo que muchas dirán que sí
pero vivir sin paz es morir,
y mueres de angustia porque todo te hace sufrir,
por las noches no puedes dormir,
y por el día estás en un sin vivir,
y todo te parece que va contra ti
porque se desvanece la esperanza y la motivación se apaga
y sólo puedes ver como se cierran las puertas y las ventanas,
se esfuman las posibilidades y descubres que en nada avanzas.
Pero ¿sabes por qué todo eso te pasa?.
Porque has perdido en ti la confianza
y crees que eres incapaz de tu meta alcanzarla,
pero lo peor es: que eso a los que quieres se lo traspasas
y tú que debes ser el sol de su mañana
impides que el aprendizaje en ellos nazca.
Os pido que recobréis en vosotros padres y profesores la confianza
y que creáis que con esfuerzo y constancia las cosas se alcanzan,
para ello son necesarias las pautas,
pero sobretodo la seguridad en vuestras palabras,
vuestra fe en ellos les dará la esperanza,
les devolverá la motivación que les falta.
¿Tú tienes paz en tu casa?
Y no me refiero a edificio sino en tu interior, en tu alma,
y la paz no significa ausencia de enfermedad, problemas o de roces en la convivencia por no entender lo que se habla.
La paz es quien sostiene nuestra esperanza
y hace creíble todo tipo de confianza
y hace que luches mas allá de cualquier puerta o ventana cerrada,
y te ayuda a encontrar soluciones que nunca esperabas
pero debes de creer, que ella es posible porque quiere habitar en tu casa,
Ella ilumina el interior de quienes escuchan a los que pronuncian sus palabras,
tu fe fortalece la motivación en tus hijos pues tu verdad en sus mentes se graba,
si crees en tus hijos y en tus alumnos recobrarán la ilusión que se les escapa,
recobrarán la vida que siempre soñaban
y brotará lo mejor de ellos que es a lo que Dios les llama.
Cuando tú tengas paz brotará en ellos la seguridad, la esperanza y las ganas,
cuando tú creas en ti germinará la paz
y descubrirás las puertas abiertas y también las ventanas,
la paz que te hace ver en los otros lo que antes ignorabas
y nos enseña a ser personas más cariñosas, humanas y cristianas.
Si crees en la Paz, ella te alcanzará,
te invito a dejarte por ella ser nundad
pues serás feliz si por ella eres habitada,
si crees en ella te acompañará a donde vayas.

Madrid 8 – 1 – 17

Sor Mª Elena Hernández González

BIENAVENTURADOS

BIENAVENTURADOS

   Cuando pronunciamos la palabra bien ya lleva incorporada los beneficios,

regalos personales y también divinos,

a veces por nuestros esfuerzos y otros porque nos lo han concedido.

Cuando escuchamos los halagos de nuestros padres que dicen: muy bien hija e hijo,

sentimos por dentro como crecen las ilusiones y se refuerza nuestro espíritu,

sentimos la energía de continuar con lo mismo

y de profundizar en lo que nos hemos comprometido.

Esto sucede igual cuando nosotros a los demás se lo decimos:

Y les felicitamos: Bien amiga y amigo,

muy bien mi niña y mi niño,

genial compañera/o de camino

y brota también cuando el sufrimiento compartimos,

cuando vemos la misma realidad y nuestras manos se ponen a su servicio,

cuando su dolor recorre nuestro cuerpo y le ofrecemos alivio.

Bienaventurados los limpios,

los limpios de corazón porque ven con los ojos de Dios que son cristalinos,

bienaventurados los misericordiosos porque han sabido ponerse en el lugar del otro sin hacer ningún juicio,

bienaventurados los que trabajan por la paz porque ellos son constructores en sí mismos,

y bienaventurados los pobres de espíritu

podemos decir que ellos son los libres, los que arriman el hombro a pesar de los posibles conflictos,

y ¿qué decir de los mansos?. Ellos son los dóciles al amor los que le ofrecen su ser para llevar el perdón a quienes se sienten perdidos.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed del Dios vivo,

del Dios que hace justicia ante lo pobre y  rico,

ante la mentira y la sinceridad de lo dicho,

ante la violación y la explotación de sus hijos.

Bienaventurados los perseguidos, los que no permiten que el mal venza porque se encuentran activos.

Bienaventurados tú y yo cuando hemos a Dios correspondido:

cuando a los demás nuestras manos hemos tendido,

cuando hemos despertado el interés y los sueños que muchos habían perdido,

cuando han percibido el amor y calor que creían olvidado y totalmente dormido.

Bienaventurados somos Señor todos los que te tenemos como Maestro, Salvador, Dios y Amigo,

bienaventurados somos porque Tú estás con ellos y también conmigo,

bienaventurados porque sentimos tu presencia, perdón y cariño.

Bienaventurados somos porque Tú nos has elegidos,

nos has dado una casa, un hogar, unos compañeros, hermanos, amigos y vecinos,

Tú que escribes nuestra historia y en tus manos nos tienes tatuados y siempre cogidos.

Tú, Trinidad Santa no dejes de bendecirnos,

abre toda nuestra alma y ser para que te reconozcamos continuamente como compañero del camino.

Gracias Señor por hacernos Bienaventurados como regalo divino.

Bienaventurados sí, Bienaventurados porque somos tus hijas e hijos,

gracias porque nos lo revelas en voz alta y con ternura al oído.

Madrid 29 – 1 – 17

Mª Elena Hernández González

SÉ MI LUZ

SÉ MI LUZ

   Cuando Alguien te pide ser su luz no lo pienses

Y no es porque tu libertad te la niegue

sino porque tu vida es valiosa y Él así te quiere.

Y quiere que tu fe y tu razón conecten

quiere que la luz dentro de ti se despierte

y que otros a través de nosotros lo encuentren.

Sé mi luz para la gente

para la gente que las circunstancias le ha hecho perderse,

personas de tierra buena pero las actividades muchas veces las entretienen.

Perdona Señor porque esta poesía la estoy haciendo según me viene a la mente

y veo que no avanzo ya que mi mano va y viene

así que toma las riendas y escribe lo que más desees:

Espíritu Divino aquí me tienes a los pies de Quien es la Luz que me sostiene

El Dios hecho Eucaristía perenne,

Él, el alimento que cada día por nosotros se ofrece,

Él, la sombra que en el cansancio nos cobija y fortalece,

Él la Luz que ilumina nuestros pasos que se pierden,

la luz que da claridad a nuestros ojos cuando ver no pueden.

No han podido ver la verdad por el mal que padecen,

no han visto la bondad porque el dolor es muy fuerte,

no han podido ver la ternura que les arropa cuando duermen,

no han podido vivir plenamente

porque siempre están en un pasado que les entristece,

o en un futuro que no tienen

y así minuto a minuto se les escapa el presente.

Sé mi luz, Dios nos ofrece

nos invita a ser cada instante consciente

y a disfrutar en medio de todo lo que nos sucede

vivir el aquí y el ahora teniendo sentido lo que acontece.

Y no un sentido cualquiera sino aquel que nos ilusiona y nos mueve.

El sentido de la existencia es Dios mismo que nos ama y nos quiere

y nos llena de su luz para que a otros les llegue,

les llegue su dulzura, su perdón y la belleza que sostiene,

les rodee la paz en medio de las heridas que tienen,

les inunda la esperanza con la luz que de Él proviene.

Sé mi luz nos dice a ti y a mí porque de amor enloquece.

Amén.

Madrid 5 – 2 – 17

Mª Elena Hdez Glez